Tienes que llegar al corazón para nublar la mente (Bart Simpson).

jueves, 28 de julio de 2022

Un día cualquiera en una ciudad cualquiera...

12 comentarios:

  1. Solo una cosa, "los peques" que nacen ya en este mundo son los menos preocupados por aquello que vemos con preocupación los que nacimos "en el otro".

    podi-.

    ResponderEliminar
  2. Es molt bó, FRANCESC PUIGCARBÓ
    Salut


    Si, no lo discuto, CARLOS PORTILLO -PODI-, pero el hecho está en que se nos han "apantallao"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Entra aquí:
    https://www.stevecutts.com/animation.html

    ResponderEliminar
  4. Maravilloso.

    Hay días en que me gustaría ser un buen "hacker", y hacer caer la red de telefonía durante unas cuantas horas.

    Solo para ver los ataques de ansiedad, los síndromes de abstinencia de las redes sociales, y ver si el personal es capaz de enderezar las cervicales y mirar al frente.

    Muy bueno, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja.. estás hecho un salvaje, RODERICUS...
    Dice el gran Buda que paz y amor... jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Es una exageración, normal en las críticas, pero es lo que hay. Cuando voy en bici, ya estoy acostumbrado, me llamaba la atención. Ahora veo que hemos desarrollado un sentido propio, para atender el móvil y seguir nuestra vida normal. Es que todo se hace con el móvil: comprar, buscar sexo, ligue, información, mapas. Lo único que creo ha de cambiar es el dispositivo, pero no el servicio y la disponibilidad, es progreso. Supongo que estarán en ello. Me imagino un dispositivo en el bolsillo, la pantalla en gafas y mando por voz, muchas de estas cosas ya se tiene su tecnología.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Ya hay la pantalla en las gafas, CAR RES, hay aviones que incorporan en sus modelos unas gafas y unos relojes especiales para los pilotos.
    Me gustan los dibujos estilo gato Felix.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nunca mejor contado....felicidades

    ResponderEliminar
  9. Tal cual. Soy en cuanto soy...un móvil. "Alentadora" existencia la de los robots humanos.

    ResponderEliminar