CUANTO MENOS APORTA UN POLÍTICO MÁS PRESUME DE BANDERA.
(Proverbio arameo)

martes, 14 de septiembre de 2021

El objetivo de un Mercado Municipal es el de ser un Servicio Público, no un bar.

 


Dirán lo que les de la gana, pero en el Mercado de la Boquería quedan sólo dos puestos de venta "al detall" de marisco, vamos de los de "toda la vida", el resto es un ‘take away’. Y la gente, los turistas en este caso, compran la papelina de la fritura de calamares por cinco euros y se marchan con ella degustando el producto en medio del mercado, como si de un restaurante a pie de calle se tratase. Esto no es venta de pescado, ni de marisco, es simplemente una "degustación" de barra de bar en "allegro moderato".

El Mercado de la Boquería es un equipamiento municipal en el que desde hace 20 años se han invertido decenas de millones de euros en su fachada, en su estructura, en sus servicios, en su perímetro, en sus indemnizaciones para esponjar el número de puestos de ventas, en el conjunto de la plaza de la Gardunya.

Según el Ay untamiento, de las 180 paradas existentes, más de la mitad son eso, "degustación" y han dejado de ser objetivo de la cesta de la compra cotidiana para pasar a ser bares disimulados en el centro de Barcelona, con las ventajas que tiene el Mercado Municipal en los conceptos fiscales.

No nos engañemos, el Mercado de la Boquería ha dejado de cumplir su cometido. Este no es más que el abastecimiento de la cesta de la compra, y ha pasado a ser un gigantesco bar donde se sirve el producto ya cocinado y manufacturado dispuesto para ingerir, pero ojo, esta vez pagado con el impuestos de todos los ciudadanos de la ciudad.

Una cosa es tener un local de restauración en la zona y pagar los impuestos inherentes a ese concepto, y otra muy distinta es tener un establecimiento de degustación de marisco dentro del Mercado Municipal. ¿Qué servicio presta a la ciudadanía sino es más que un bar con disimulos de venta de marisco?

Algo se ha hecho mal, y en ese algo todos salimos perjudicados. Los primeros los ciudadanos, que al haber sólo dos puestos de venta de marisco fresco tienen mucho menos donde elegir.

En su principio, el concepto de Mercado Público Municipal era eso,  el de un Servicio Público para la venta de producto fresco a la ciudad. Hoy ese concepto no existe, y no existe porque el producto que se vende está procesado, manufacturado y elaborado, o sea, listo para comer. Si a esto le añadimos que las paradas tienen como gancho botellas de cava fresco, se ve sin tapujos que el objetivo es vender las ostras, en este caso, con la correspondiente copa de cava, y de ahí a que se nos represente la escena de un bar de tapas no hay más que un paso.




28 comentarios:

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Tienes toda la razón Miquel.
Hace años que no voy a la Boquería, y la última vez que fuí, me acuerdo que lo dije en mi blog, que no volvía a ir, que ya no era lo mismo de siempre y que solo habían puestos de vasos de fruta a 1 €; y poco más, ahora me dices lo del pescado y las degustaciones, pues vamos apañados.
Me acuerdo que en el centro había una señora muy mayor y a ella le compraba todo fresco y bueno, de confianza fueron muchos años comprándole a ella...!!!
Luego había un puesto de bacalao estupendo, y sin contar la fruta tan buena y la verdura.
Iba con mi carro de la compra muy pronto y volvía con los ferrocarrils cargada para toda la semana, habían cosas que las congelaba y lo demás nos lo comíamos.
Y es lo que tú dices, nada es lo que era.


Muchos abrazos y bona nit.

FRANCESC PUIGCARBÓ dijo...

La culpa es de la Colau, au!. No, en serio, la Boqueria ha pasado a ser un Super para los guiris de alpargata, y eso ha sido un fenómeno casi automático o sintomático del tipo de turismo que precisamente Colau no quiere. Recuerdo que hay varias paradas de jamón del bueno, si aun no las han cerrado.

Salut.

carlos portillo - podi-. dijo...

Pues debe hacer más o menos eso, unos 20 o 25 años que dejé de frecuentar la Boqueria. En cuanto vi que sus tenderos dejaron de estar interesados en mí. Hemos sido los propios ciudadanos de Barcelona los que hemos prostituido la ciudad. Que soy guapa, pues venga, guapa y sin dignidad.

podi-.

Tot Barcelona dijo...

La entrada, MTRINIDAD, se debe a que nosotros comprábamos el pescado fresco allí. Había una cierta competencia, y aunque íbamos siempre a la misma parada, la misma competencia hacía que los precios fueran similares.
¿Qué sucede?, que ahora quedan muy pocas de pescado fresco y sólo dos de marisco. Unos mejillones salen más a cuenta comprarlos en Sant Antoni, cuando antes era a la inversa.
Los mismos vendedores han espantado la clientela ciudadana hacia otros mercados, es más que evidente.
Un beso y bon día ¡

No, no me refiero a la Colau, FRANCESC PUIGCARBÓ. Date cuenta de que no la culpo. Es evidente que no se da en otros mercados, porque los otros mercados no son tan céntricos. Es un asunto que les ha pillado a contramano. Lo que no es de recibo es que las pescaderías/marisquerías se dediquen a la venta de pescado cocinado de cara al turista a 5 euros paperina, porque perdemos los consumidores de Barcelona. Mira como ha ido la cosa que han prohibido comer dentro del Mercado.
¿Qué ganamos nosotros los ciudadanos si sólo quedan dos paradas que vendan mejillones frescos? ¿Para eso tanta inversión? Aquí quien se ha aprovechado ha sido el vendedor que ha abierto sin licencia de bar, un bar, con el rollo de "degustación". Así han ido dejando de lado lo del "fresco" y se han pasado a lo manufacturado.
Podría entender lo de la fruta, pues las "paperinas" se hacían a partir del restos de frutas que tenía alguna "tara", y se aprovechaba cortando en trozos y vendiendolas a los turistas de Les Rambles, pero es que han visto que se saca más provecho de esta manera y también han dejado de lado la venta a granel para pasarse a la de "cubito a dos euros" de cara al turismo.
Para eso no hacía falta que se remodelase el mercado con el dinero de nuestros impuestos, porque de servicio al ciudadano nada, el servicio de comida se lo da al turista, eso si, en detrimento al gremio de restauración, que son los que han pagado impuestos para esa remodelación.

Salut

Correcto, CARLOS PORTILLO -PODI-, es así. Los tenderos de La Boquería se han dedicado al turismo descaradamente. Cómo puede ser que de 180 paradas que hay sólo haya dos de pescado y marisco fresco y que el resto se dedique a la venta de ostras por unidad, enseñando muchas una botella de cava que ponen encima del hielo. ¿Donde la ventaja al consumidor de la competencia, la venta a granel o el trato clientelar?
No se tardará, lo veo venir dado que el turismo vuelve por sus fueros, a que las carnicería vendan degustaciones de chorizo, albóndigas, croquetas, milanesas y demás, todo eso acompañado de un buen vino.
Al tiempo.
Un abrazo

Cayetano dijo...

Es lo que tiene al convertirse en punto de visita turístico.
Un saludo.

Tot Barcelona dijo...

Cierto, CAYETANO, pero hemos perdido la ciudadanía en general.
Un abrazo

car res dijo...

Es el devenir de las cosas, pero sí que tendría que intervenir el Ayuntamiento. Primero fue un reclamo turístico, que aparecía en las guías turísticas, luego los cucuruchos de frutas y ahora los mariscos.
Lo que pasa es que también ocurre en otras ciudades, como en Córdoba, pero se ha hecho exprofeso, sobre un edificio modernista en hierro. El mercado de Colón de Valencia igual, una maravilla, pero ya nada tiene que ver con su antiguo uso.

https://es.wikipedia.org/wiki/Mercado_de_Col%C3%B3n#/media/Archivo:Mercado_de_Col%C3%B3n,_Valencia,_Espa%C3%B1a,_2014-06-29,_DD_09.JPG

https://guias-viajar.com/espana/cordoba-mercado-victoria/

Francesc Cornadó dijo...

Estas son nuevas formas de consumo. Hay mucha gente que jamás preparará un guiso de mariscos y que sólo lo consume si se lo dan cocinado. A estas formas de "ingesta peatonal" se ha ido adaptnado el mercado. Si creemos que la adaptación es una forma de inteligencia y de supervivencia, deberemos aceptar las nuevas formas y saber que aquellas formas de pasadas quedarán en el recuerdo. Ocurre en Valencia, en Córdoba, en Madrid, en Valladolid y en muchísimos mercados de todo el mundo, son las nuevas formas mal que nos pese y si no sabemos adaptarnos vamos apañados. Nos quedaremos con una nostalgia llorando por la pérdida del pàraíso perdido.
No me gusta en absoluto eso de ir deambulando con un chipirón en la mano, pero ahí está el chipirón, el calamar, el vaso de plástico y las alitas de pollo churruscadas.
Tendremos que saber adaptarnos y admitir que si queremos otro tipo de turismo y que sea turismo del bueno, deberemos ir pensando en qué les vamos a ofrecer. ¿Están nuestros servicios adecuados para ofrecer un servicio del bueno, acorde con la guapura que exigimos a los turistas que nos visiten? ¿Están los lavabos de los bares limpios? ¿los camareros y el personal de servicio saben cómo tratar al cliente con un mínimo de simpatía y educación?, ¿No sería mejor que todo el personal se prepara en las escuelas de hostelería? ¿No sería mejor que hubiera inspecciones de sanidad en los establecimientos? ¿No sería mejor que el producto fuera de calidad?
Salud y adaptación
Francesc Cornadó

Rodericus dijo...

Ya sabes por otras conversaciones que hemos tenido, que la señora estupenda y yo ya hace mas de diez años que dejamos de frecuentar La Boqueria a causa de las agobiantes multitudes de "guiris" que deambulaban por allí sorbiendo zumos y zampándose macedonias, y que hacían imposible el moverse allí con tranquilidad y poder comprar lo que nos apetecía : carnes de calidad, buen bacalao, pescado y huevos de "pagés".

No culpo tampoco a los "durmientes" del Ayuntamiento, y comparto el diagnóstico de Francesc Cornadó, ha sido un proceso gradual de adaptación a la demanda y la búsqueda de mas beneficios.

Y con todo el dolor de mi alma, ya sabes que mi infancia transcurrió por los pasillos del mercado, en un ambiente colorido con el pregón de las pescaderas cantando la frescura de sus géneros, con el brillo de las verduras y frutas frescas, y los aromas de las tocinerías, con el ruido de afilar cuchillos en las carnicerías....

Polvo en el viento, todo es polvo en el viento.....

Te recomiendo que te pases a echar un vistazo al mercado de "El Ninót", allí los puestos que han quedado son auténticos "delicatessen" en cuanto a carnes, pescados y quesos.

Un abrazo.

Tot Barcelona dijo...

Gracias , CAR RES, por los enlaces.
He visto el de Córdoba, y si, llevas razón
Un abrazo
salut

Si, eso tendrá que ser así, tal como dices, FRANCESC CORNADÓ, Salud y adaptación.
Un abrazo
Salut

La misma parada donde compro la carne me lo dice, RODERICUS. Es un no vivir con tanta degustación, y además se nos han ido paradas de marisco fresco y pescado, y eso si que lo encontramos al faltar. Menos competencia, menos pescado fresco, menos clientela ciudadana...es lo que hay
Visitaré otra vez el Ninot, lo prometo
Un abrazo
salut

Paco Castillo dijo...

El turismo masivo es un fenómeno global, Barcelona tiene una cuota importante.
Es un modelo que necesita más de una, y de dos reflexiones.
El turismo en España es palabra sacrosanta, casi nadie osa tocarla ni someterla a juicio, como motor económico hemos aplicado el "todo vale para hacer caja".

Pero no. Ahí tienes a Venecia, ya no entrará un crucero más en sus canales, eso supone renunciar a millones de euros en beneficios dejados por esos turistas... pero han puesto en la balanza los pros y los contras, la conclusión es clara; el beneficio económico no compensa, antes está la propia Venecia como el modelo de ciudad que desean sus ciudadanos que sea. No se renuncia al turismo, claro que no, solo a la invasión incontrolada, cuyos perjuicios no hay beneficio económico que los compense, empezando por la propia satisfacción de los venecianos sintiéndose, de nuevo, habitantes de su propia ciudad...

Un abrazo, estimado Miquel.

miquel zueras dijo...

En un programa de BTV preguntaron a esos puestos porqué ofrecían esa mercancía y decían "Es que los turistas nos lo piden". Vale, ¿y si los guiris les piden un beso con lengua qué, también se lo darán?
Me ha gustado mucho tu entrada sobre la tienda de pararrayos (vivo cerca de allí, junto al desaparecido bar Pstis) y la de los colchones.
Saludos!
Borgo.

Rajani Rehana dijo...

Beautiful blog

Rajani Rehana dijo...

Please read my post

Tot Barcelona dijo...

Es que nos han comido el espacio, PACO CASTILLO. Se ha perdido la raíz de barrio, y se ha perdido porque el barrio en si es caro de vivir. No hay alquileres más bajos de 1000 euros, y esos alquileres los pagan entre tres o cuatro jóvenes que no hacen familia porque tampoco pueden tener piso propio, ni de alquiler. Y es el perro que se muerde la cola.
El mercado en su conjunto ha perdido su esencia, y no es bueno, ni para los paradistas ni para los ciudadanos.
Sobre Venecia decirte que en una ciudad de 200.000 almas viven fijas 40.000, lo se de buena fuente porque tengo un familiar que reside en Bassano del Grappa, a pocos kilómetros de allí, y aquello se ha convertido en invivible. Es una Disneylandia con residentes. Sólo se trabaja en la isla de Murano (vidrio), porque el resto está totalmente dedicada al turismo.
UN abrazo y gracias por pasarte
Salut

MIQUEL ZUERAS
Por lo que veo conoces el percal tan bien como yo, nada que decir entonces, pero lo que hay es lo que los mismos concesionarios han buscado, y que el Ay untamiento ahora no sabe como parar, que esa es otra.
Gracias por lo de la entrada del parallamps. Has de entrar para ver en su interior las lámparas de carburo de les Ramblas, que las tiene colgadas y fueron las primeras en Barcelona de iluminación de calle.
te sigo
salut

Fackel dijo...

¿No se han convertido las ciudades todas, los barrios todos, los rincones todos, en un bar?

Anónimo dijo...

La Boquería siempre ha sido un mercado sobrevalorado; tanta calidad o más la podemos encontrar afortunadamente en muchos otros mercados de la ciudad a los que los guiris indeseables no llegan.

Tot Barcelona dijo...

No lo se FACKEL, pero algo de verdad hay en ello
Un abrazo

Es posible ANÓNIMO, pero alli todo se ha rehabilitado con dinero de nuestro bolsillo.
Salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Bon dia, amic Miquel.
Abraçades.

Tot Barcelona dijo...

Bon día , mi niña, MTRINIDAD ¡¡¡
Que el día nos sea propicio
Salut ¡¡¡¡
petons

Luis Antonio dijo...

Pues...coincido bastante con Francesc Cornadó. También entiendo tu denuncia, ¿eh?

Saludos

Tot Barcelona dijo...

Un saludo, LUIS ANTONIO
Salut ¡

A veces llamadme Daniel dijo...

En "Bilbado" el mercado de la Ribera ha sufrido parecida transformación, ya no se venden productos de la tierra, artesanales, de pescadores, fruteros, panaderos o carniceros. Ahora es un gigantesco restaurante donde los antiguos puestos se han transformado en pequeños restaurantes. En presentaciones que he hecho en Bilbao se puede reservar todo el mercado (la planta superior) y transformarlo en un gran "bufe", yo lo he hecho varias ocasiones y te dan a comer a gusto y cantidad que quieras varios tipos de comida.
Los mercados del "tendero" han muerto, quizás no han muerto, los hemos asesinado, pero de "buen rollito" solidario y ecologista. Nadie paga unos huevos de campo a 60 céntimos en huevo (que es lo que valen los huevos de verdad, los de gallinas que no están en jaulas), nadie paga más por una reineta fea a granel pero de un sabor enorme que por una manzana brillante de película estuchada en un bonito recipiente de pastico que no sabe a nada, no hay pollos de corral de carne casi roja porque nadie los paga, no hay lechugas "desordenadas" a un dos euros sin tratamientos porque a un euro te dan una lechuga preciosísima que no sabe a nada y sin ningún bicho. La gente no nos gastamos dinero en comer, porque tenemos que ahorrar mucho para gastarnos este ahorro en un montón de cosas que no nos hacen falta. que no sirven de nada y que solo crean bulto, para dejar asi la parte restante para acudir a manifestaciones contra el exceso de plásticos, la reclusión de gallinas en jaulas y todo lo demás, todos "semos muy ecológicos" si no nos afecta el bolsillo. La alimentación esta en manos de grandes cadenas de distribución que nos dan alimentos bonitos, estuchados hasta la locura y baratos, así cuando les tiramos nos da menos pena. Ahora están en jaulas las gallinas y nosotros, al "engorde" para que luego nos vendan otros alimentos extraños para que adelgacemos. Por eso no hay tenderos, Miquel.
Un saludo.

A veces llamadme Daniel dijo...

Cuando digo "he reservado yo", quiero decir mi empresa.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

MI DIOS APRIETA PERO ASFÍXIA.
(Cosecha propia)

VENTANA DE FOTO dijo...

Yo recuerdo, que en todas las ciudades que he visitado, disponen de bar para servicio de los que van al Mercado a comprar. No se trata de una barra, se trata de un bar con mesas. Puedes tomar un café y desayunar allí o bien tomar una cerveza, según la hora del día.

Hay personas, que salen temprano a hacer la compra y salen de su casa sin desayunar. Aprovechan ese momento de hacer la compra, para tomar también un desayuno y no tomarlo demasiado tarde, al llegar a su hogar.

Saludos desde Andalucía

Totbarcelona dijo...

És un Dios un poco hedonista, MTRINIDAD.
Un beso.

Si, VENTANA DE FOTO, podían haber dos o tres bares , y pagaban el canon de restauración, hoy, en Barcelona, en sus 39 mercados municipales, hay bares con ese canon, pero hay paradas de degustación, que hacen de bares disimulados, pues sirven su producto manufacturado, pagando otro canon, en este caso el de pescado fresco, que es mucho más barato el m2, y además les hace competencia desleal y por otro lado merma la venta del fresco para dedicarse al elaborado.
Un abrazo
Gracias por estar

Tot Barcelona dijo...

Ostras, perdona DANIEL...ya sabes que a los de Burgos les llega el correo más tarde

Una buena exposición, sin duda y tengo poco que alegar. Estás acertado en lo de los tenderos. Los tiros van por ahí
Un abrazote