LA PEOR TIRANÍA ES QUERER GUSTAR A TODOS.

jueves, 11 de febrero de 2021

Postales de Barcelona. Últimas cadenas urbanas

 






14 comentarios:

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Hola Miquel, bon dia:
No se de estas cadenas ni para qué sirven?
Si es en metáfora, las cadenas las llevamos puestas hasta el final.
Un abrazo.

Fackel dijo...

Un día te mandaré fotos de las cadenas antiguas que tenemos por aquí, en algunas de nuestras calles y plazas.

Es curioso que las cadenas han cumplido tradicionalmente un papel práctico, bien por encadenar de hecho o por simbolizar y aplicar a las conciencias y modos de vida. Ver fotografías de esclavos con cadenas o presidiarios de los USA de hoy día aterra. Encadenarnos virtualmente o dando el beneplácito a las ataduras de los modos de vida actuales lo acogemos con alegría.

Por cierto, qué vergüenza española aquella que proclamaba a principios del XIX ¡vivan las caenas! Rehuyendo el pensamiento ilustrado de los napoleónicos por la aceptación borbónica decadente que dejó después un siglo "glorioso". Pero las castas poderosas estaban detrás, siempre detrás, aun hoy día.

Cayetano dijo...

Bonita metéfora y vestigio de otros tiempos y de otras costumbres. Estas tienen un pase. Las peores son las que no se ven: aunque invisibles, existen.
Un saludo.

Tot Barcelona dijo...

La recuerdo de toda la vida, MTRINIDAD, y te diré más, antes estaba la del otro lado de la calle, hoy sólo queda una. Supongo que estarían puestas porque dan entrada a lo que hace más de cien años conjuntaba con el puerto, y no era más que una forma de cerrar el paso, pero no se con exactitud su función. Lo que me siempre me ha llamado la atención es lo grandes que son. Recuerdo en mi juventud que queríamos moverlas, pues alguna vez las encontramos sujetas por el gancho, y nos fue imposible por el peso que tienen. Algún día desaparecerán. El hierro se paga bien.
Un beso

Deberías hacer una entrada con ello, FACKEL, y ponernos cosas de tu ciudad. Es una pena que paseando por allí no nos mandes los rincones que crees, son los que vale la pena que se conozcan. Pero no me hagas caso, que esto parece un consejo, y yo no quiero darlos.
Estoy de acuerdo contigo en tu observación, y además te diré que yo, que soy unamuniano, me molesta esa frase de : "que inventen ellos".
Un abrazo

FRANCESC PUIGCARBÓ dijo...

Jo també em pregunto per a que serveixen, si ja no hi ha esclaus, o potser encara si que n'hi han.

Salut

Tot Barcelona dijo...

Existen y además nos gusta exhibirlas. Las cadenas siempre han sido un abalorio de prestigio, CAYETANO, y siguen siendo cadenas, aunque sean de oro.
Salut

Tot Barcelona dijo...

Hi han, i molts...tots sóm esclaus de les nostres paraules, FRANCESC PUIGCARBó...
Salut ¡¡ Cuidat¡

Francesc Cornadó dijo...

No sé para que servían estas cadenas, en todo caso, hoy parecen una metáfora. Las cadenas que el poder utilizaba para encadenandenar al ciudadano; hoy, el poder nos las impone de forma sutil consiguiendo que seamos nosotros mismos que nos encadenemos.
Salud

Tot Barcelona dijo...

¡Touché!, FRANCESC CORNADó. El Sistema nos tiene encadenados.
salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

https://xurl.es/mjee1

Aquí están las cadenas, viendo por el GoogleMaps, he visto una pulpería y patatas bravas...Hummm, que ricas.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

https://xurl.es/pg8bz

Joselu dijo...

Las cadenas son para controlar los malos pensamientos... allí se autoencadenaban los que eran poseídos por ellos... Salut

Tot Barcelona dijo...

jajajaj, si MTRINIDAD..¡pulpería¡, palabra que ya no se utiliza, pero que en América del Sur se usa mucho para designar un bar. Sale ya en el Martin Fierro de José Hernandez, y es que los primeros emigrantes a la Argentina fueron gallegos, y estos llevaron la costumbre del pulpo (que es típico gallego) como alimento. Decirte que allí los gremios eran muy curiosos e iban por nacionalidades; así los japoneses eran tintoreros y floristas; los españoles e italianos eran restauradores y constructores; los rusos y eslavos en general, se dedicaban a las pieles; los alemanes a la mecánica...
Un abrazo y un beso
Gracias por el enlace.

Tot Barcelona dijo...

Los malos pensamientos....eso se arreglaba si le confesabas al cura los mismo...él te escuchaba salibando, eso si...y con Tres Aves marías y un poco de imaginación te personaba...¡que buenos que eran¡, JOSELU
Un abrazote