HOY, EL CONTROL REEMPLAZA EL VIEJO PRINCIPIO DE OBEDIENCIA

miércoles, 11 de enero de 2023

John Carlin

 Creo que hay frases que debería tener siempre a mano. Esta de John Carlin, (periodista y escritor), es una de ellas:

NUNCA TE QUEJES. NUNCA TE EXPLIQUES

John Carlin


24 comentarios:

  1. Es demasiado drástico como para ser posible.
    Es posible que algunas explicaciones sean innecesarias y que puedan caer en saco roto, pero la queja tiene otra naturaleza. Por ejemplo: aquello que duele, lo hace precisamente para generar un quejido. Es algo que la evolución ha dispuesto. El perrito de mi hija, cuando le pisas, no emite ni un quejido ni un ladrido y eso no es natural. Sabes que le ha dolido, porque se va a su camita y se queda un ratito quieto. Nosotros no podemos ni debemos hacer lo mismo. (Creo)

    ResponderEliminar
  2. Pues yo recelo de esa postura taxativa introducida por el NUNCA (...) NUNCA (...).

    La vida no es tan categórica, también tiene sus "a veces", y no pocos...

    Salut, apreciado Miquel.

    ResponderEliminar
  3. Y si la acepción a aplicar, es queja, como protesta, pienso igual. Hay que protestar. Y eso no es ser un "quejica"

    ResponderEliminar
  4. Yo creo, NOXEUS, que va por la "senda" de los inconformistas, aquella del hombre (mujer) eternamente insatisfecho.
    Sobre lo de las explicaciones estoy con él completamente de acuerdo. En ocasiones, casi siempre (hay sus excepciones) las explicaciones generan más preguntas y estas más dudas, y quien te las pide nunca queda satisfecho/a.
    Creo, vamos.
    salut





    ResponderEliminar
  5. Acepto lo de "nunca" como radical, y si, nunca digas nunca, es cierto, PACO CASTILLO.
    Abrazotes ¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. La idea de Carlin es buena. Prefiero a una persona que nunca se queje a que se pase la vida quejándose lo que no quiere decir que. no sienta padecimientos de un tipo u otro. Las quejas no suelen generar solidaridad y más bien son cansinas. En cuanto a las explicaciones, siempre que he intentado explicarme, luego lo he lamentado, aunque he reincidido en ello muchas veces. Me parece una frase lúcida, aquilátándola en su relatividad. Salut, Miquel.

    ResponderEliminar
  7. El quejido forma parte del flamenco. La mejor respuesta, la que te daban en la mili:"a quejarte al maestro armero...". Se acabó la discusión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No sirve para nada dar explicaciones, casi siempre corres el peligro de que no te entiendan. En general entienden más el mando con frases cortas que los razonamientos.

    Lo de quejarse es otro asunto, pueden pasar dos cosas, unos te toman por quejica y les incomodas, otros se ponen muy contentos, pues ya sabemos de la condición humana, que se ríe del mal ajeno, cuando les cuentas tus males les das felicidad, les gusta ver lo macabro, el accidente ensangrentado, las esculturas dolientes, etc. en uno y otro caso, no sirve para nada quejarse, muy pocos estarán dispuestos a hacer algo para solucionar tus males.
    Salud
    Cornadó

    ResponderEliminar
  9. Buena, y yo añadiría otra " Nunca pidas, nunca rehuses"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La primera parte
    de la frase no
    me gusta, eso
    es lo que los
    distintos
    gobiernos,
    tanto de la
    izquierda
    como de
    derecha,
    quieren
    el "calla y
    traga", la
    segunda
    mejor, yo
    no doy
    explicaciones
    a menos que
    sea por algo
    necesario.

    ResponderEliminar
  11. La queja, mi querido MIGUEL, es el derecho que tiene todo el que no encuentra solución a sus problemas, o bien porque no la busca o bien porque buscándola no la encuentra, en el primer caso, me pone muy nerviosa porque suelen ser los llorones profesionales y resultan muy cansinos, en el segundo, no, si el que se queja ha hecho todo lo posible por encontrar la solución y no la encuentra, a ese siempre intento escucharle.
    Respecto de las explicaciones, depende de la naturaleza de cada cual -esto ya lo hemos hablado ; -) en mi caso doy siempre demasiadas, muchas más de las que me piden e interesan a nadie, pero es que soy así de estúpida ; )


    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Esta es la visión que he tenido, JOSELU, justa: Prefiero a una persona que nunca se queje a que se pase la vida quejándose.
    Salut

    ResponderEliminar
  13. jajajaj, CAR RES...que bárbaro ¡¡¡
    Salut

    ResponderEliminar
  14. No sirve para nada dar explicaciones", totalmente de acuerdo, FRANCESC CORNADÓ, por eso me gusta tanto esta frase. Corta y lúcida.
    Salut

    ResponderEliminar
  15. Aixó que diu Carlin no li se veure cap sentit. De entrada, en política y en la vida, nunca no es nunca, recuerda a Bond, Jaime Bond. Nunca digas nunca jamás.

    ResponderEliminar
  16. Creo que va por lo de quejarse continuamente, ORLANDO, no creo tenga otras connotaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hemos hablado de ello, MARÍA, y creo tenemos muchos puntos en común.
    Un abrazote
    salut

    ResponderEliminar
  18. Crec que parla de la vida i de la gent que sempre es queja, FRANCESC PUIGCARBÓ. Em sembla.
    Salut

    ResponderEliminar
  19. Si te lloras y te quejas tus amigos entristecen y tus enemigos se alegran.
    Las cosas malas pasan y tienes dos opciones:
    1. También llamada opción A que es solucionarla.
    2. Conocida como opción B en determinados ambientes, sino puedes solucionarla olvidala.

    Para más consejos psicológicos les mando mi numero de cuenta, estoy intentando solucionar un problema económico.
    Estoy de oferta, si piden dos consejos, paguen solamente tres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Ummm, ahora que lo dices, DANIEL F, prefiero la máxima de Camilo, el censor, decía algo así como: Yo no doy consejos, que la gente se equivoque sola.
    Abrazotes¡

    ResponderEliminar
  21. John Carlin ha escrito muchas veces crónicas de fútbol. Trasladando la frase a ese terreno, a Gran Uribe, buen aficionado, le toca las narices esos jugadores de fútbol (también hay tenistas así) que se pasan el partido quejándose y protestando al árbitro, como si con eso fueran a conseguir algo. Y hay árbitros que, en lugar de expulsarlos por pelmazos, se pasan el rato dándoles explicaciones, sin resultado alguno y con la pérdida de tiempo consiguiente. En España hay un árbitro que se lleva la palma y que ha brillado en este aspecto en el Mundial de Qatar: Mateu Lahoz. Perdón por el paréntesis futbolero, Miquel, ya sé que no es lo tuyo, desde tus ya lejanos tiempos de socio del RCD Español.
    Un abrazo y buen año.

    ResponderEliminar