NINGUNA CUCARACHA ENCUENTRA FEA A SU CRIA

miércoles, 9 de noviembre de 2022

Una bola de chicle...2 pesetas. Máquinas Azkoyen 1971

 No era la primera vez que depositaba dos "rubias" en aquellas máquinas de la casa Azkoyen. Dándole con fuerza a la palanca salía un chicle en forma de bola. 

No había parada de autobús que se preciara donde no hubiera una máquina expendedora de chicles.

De peor calidad que los Bazookas, el chicle en pastilla que hacía globos, este lujo era permisible para bolsillos de pocos "posibles", dado que la diferencia de precio era considerable. Los Bazookas costaban a "duro", y  5 pesetas eran muchas pesetas para la época.


No era la primera vegada que dipositava dues "rubias" en aquelles màquines de la casa Azkoyen. Donant-li amb força a la palanca sortia un xicle en forma de bola. 

No hi havia parada d'autobús que es preciara on no hi hagués una màquina expenedora de xiclets.

De pitjor qualitat que els Bazookas, el xiclet en pastilla que feia globus, aquest luxe era permissible per a butxaques de pocs "possibles", atès que la diferència de preu era considerable. Els Bazookas costaven a "dur", i 5 pessetes eren moltes pessetes per a l'època.


1971. Máquina Azcoyen expendedora de goma de mascar



16 comentarios:

  1. Este precioso párrafo es de tu libro ! Yo he probado los chicles de los q hablas ;) en Portugal no sé por qué , se consiguen chuches q en España han desaparecido y los Sugus , sobre todo los de fresa - ellos los llaman de morango - saben como antiguamente jajaja quiero decir , como yo los recuerdo de peque, porque ahora hasta las chuches de este país están como desaboridas ; )

    Un abrazote de los tuyos !!

    ResponderEliminar
  2. Jolín, menuda reliquia has recuperado.
    Recuerdo bien una que había en la parada de autobús en Moncloa (Madrid), donde nos bajábamos mi madre y yo, viniendo de la periferia noroeste, para ir al médico especialista de Quintana. Lógicamente no me atraía nada ir al médico... pero mi pesar se mitigaba en parte, pues sabía que mi madre me daría unas pesetas para el chicle de la máquina y, muy especialmente para mí, regresaría a casa con un par de sobres de soldaditos (los famosos sobres de Monta Plex, allá por principios de los 70 me fascinaban). Joder (con perdón), qué recuerdos...

    Salut, querido Miquel

    ResponderEliminar
  3. Hola bon dia Miquel:

    Cómo no reordar esas bolas de chicle, y su sabor y bien dulces, entonces nadie se preocupaba por el azúcar que comíamos,jó que tiempos.
    Bonitas fotos, besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Ma mare no volia que els probés, deia que m'els empassaria i se m'enganxarien a la panxa. Obviament m'en vaig cruspir mès d'un.

    Salut.

    ResponderEliminar
  5. Todo lo que explicas marca una época, la diferencia de precio, las máquinas,... Y en una de las fotografías... "anda, los donuts" (o "anda, la cartera!)

    podi-.

    ResponderEliminar
  6. Pues los chicles no se..., pero al ver la foto los donuts, los donuts, los donuts, de esos si me acuerdo.., y de vez.., muy de vez en cuando cae alguno.

    Saludos

    Manuel

    ResponderEliminar
  7. Mira por donde cuando bajemos hoy a comprar caerá uno !!!!!!

    ResponderEliminar
  8. No, MARÍA, no, es que viendo fotos que tengo en el archivo vi esta de la máquina de chicles, y recordaba la marca de la misma. Así que busqué el modelo y puse lo que me ocurría cuando tenía trece años e iba al trabajo, a veces en bus, a veces caminando para ahorrar en el billete. Allí siempre estaba esta máquina, tentadora, eso si. Aunque yo era de paladar fino, me gustaban unos que se llamaban Adams e iban en pastilla, pero aquellos aún valían más caros, diez pesetas.
    Un besote

    jajaja, eso es bueno, PACO CASTILLO, que hayan recuerdos y que en estos aparezca tu madre y la sensación de complicidad cuando te "premiaba" por ir al médico.
    Recuerdo los soldaditos.
    Que tengas un buen día
    salut

    Cierto, MTRINIDAD, lo que nos preocupaba era el comer, no las calorías, porque el problema era llenar el plato. En eso tienes razón.
    Otros tiempos.
    Abrígate que empieza don invierno
    Un besote

    jejeje i jo, FRANCESC PUIGCARBÓ, eran molt grans i en en la boca feien un pastizal.
    Salut

    Si, CARLOS PORTILLO -PODI-, en más de medio siglo, y en este tiempo todo ha dado un cambio radical, incluso nosotros y nuestra forma de pensar.
    Cuidate y buen día ¡

    salut

    No seas golossón, ANÓNIMO MANUEL...no se pueden comer tantos y a ti te gustan mucho, lo se. Así que hoy te toca otra vez Montjuïc, a subir y a bajar.
    Cuidate mucho y abrígate, que hace rasca¡
    Salut

    ResponderEliminar
  9. Los chicles son una golosina sabrosa, pero tienen un problema, aunque la causa no es otra que lo guarros e incívicos que somos: Solo hay que mirar por los suelos y pavimentos.

    ResponderEliminar
  10. Miquel, como dice Paco Portillo, esto es una auténtica reliquia. Muy buena foto.
    En mi adolescencia mastiqué alguna vez un chicle, pero dejé de hacerlo definitivamente cuando una chica me dijo que el chicle eran mocos de camello mezclados con goma y azucar.
    Salud
    Cornadó

    ResponderEliminar
  11. Murió `por culpa de la inflación. Sería el epitafio, para este chicle.
    En un principio era una bola grande, con una capa azúcar lacado, que se disolvía bien, apareciendo un chicle relativamente masticable y de sabor perdurable en boca. La peseta comienza un proceso de devaluación, las materias primas(fructosa, goma sintetica...),se han de importar en dólares,con lo que se encarece el producto. Cada vez la bola se hace más pequeña,los productos se compran de peor calidad,hasta su final.
    No es ésta, de ahora, la primera inflación grave de la historia, que hemos sufrido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Creí q era un fragmento de tu libro por el sabor de estos chicles a tu infancia ( por cierto , q tú libro me lo leí sin enterarme en un ratito de nada ....aún no sé cómo agradecerte ese regalazo ;) jaja los Adams aún existen y pican muchísimo ( soy experta en chuches y helados , me los conozco todos, todos ... a mi cuando era pequeña, los q me encantaban eran unos cicles q se llamaban Nina y llevaban vestiditos recortables para las mariquitas , pero no recuerdo su precio

    Otro besito y buen Miércoles !!

    ResponderEliminar
  13. De pequeño yo esperaba los Donuts que nunca venían. Mi difunto padre decía, y tenia razón, que eso eran "mierdas". Yo sigo esta política con mis hijos, o seguia, que uno esta ya en la Universidad y los otros en Bachillerato.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. La Avenida Puerta del Ángel, en Barcelona, NOXEUS, fue objeto de un experimento con una máquina saca chicles del suelo. Salía tan caro sacar cada unidad que de momento no se ha llevado a la práctica. Así verás esa vía llena de manchurrones en toda el suelo.
    Un abrazo

    jajajaja, da para el título de una novela, FRANCESC CORNADÓ. Una vez, hace tiempo, le pregunté a un conocido sobre como llevaba lo de su ruptura con su ex pareja, me miró de forma poco amigable y me dijo: -fumaba, y besar a una mujer que fuma es como lamer un cenicero.
    Jamás le volví a preguntar na sobre aquello, del mal gusto que tuvo al explicármelo.
    Un abrazo
    salut

    Oye, CAR RES, que buena disertación sobre la inflación. La he entendido perfectamente y me ha gustado un montón.
    Gracias. Las cosas, así de sencillas, a los que no sabemos de economía, nos entran de maravilla.
    Un abrazo

    Tuvo (y tiene cierto nombre fuera de aquí, del cual no se hizo presentación), MARÍA. Resulta que una compañía de teatro mexicana (El Solar) la leyó y me la pidió para representar, como guión. La representaron primero en El festival de El Grec, que se hizo en el teatro griego, por cierto, y de allí cogió cierto nombre y se representó en México y en Colombia.
    Así que tengo que estar agradecido.
    No sabía lo de los Adams.
    Un beso y gracias por hacernos compañía

    Siguen gustando, DANIEL F. Me explicaron eso del agujero, pero no se si creérmelo. No son desagradables, pero no es lo mío.
    Cuidate¡
    Salut

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Maadre mía !! cuánto me alegro de su difusión y éxito .. ¡¡Enhorabuena!!


    Te voy a dejar un motivo para que te dejen de gustar los Adams, jaja que por cierto los hay de muchos sabores, pero yo los compro de menta.. por cierto tb en Portugal, a lo mejor en España no se encuentran tan fácil ¿sabes que la empresa inglesa Cadbury Schweppes la compró hace unos años y que esta empresa es filial de la farmacéutica Pfizer?

    El placer de acompañaros es siempre mío ; )

    ResponderEliminar
  16. No me extraña nada, MARÍA. Todo este ramo está en manos de químicas y farmacéuticas. Es lo que tenemos.
    Gracias y otro beso
    Salut ¡

    ResponderEliminar