Pero los fascistas, claro, siempre son los otros.

miércoles, 17 de abril de 2024

Un scaphe romano en el Museo de Historia de la Ciudad

 No hay nada que me diga que no es una reproducción, al menos nada que yo haya visto, pero lo veo muy nuevo, muy "sin estrenar". En fin, estos eran los primeros relojes de Sol, de origen romano, que anduvieron dando las horas en Barcino.

Se trata de aparatos de aguja horizontal, plana, sobre un trazado cóncavo, este debidamente espaciado, donde las horas eran señaladas con exactitud, que para eso los romanos, con Marcus Vitruvius Pollio a la cabeza, eran unos genios.

Les dejo también, en la última foto, el hallado, con la misma técnica, en Pompeya.








17 comentarios:

  1. Para mí la principal complicación de la hora mediante relojes de sol es el intentar traducir la sombra del gnomon en la hora oficial.

    En mi terraza, puedo constatar que ni siquiera el mediodía solar se da cada día a la misma hora oficial. Hoy, por ejemplo, será a las 13:49, pero mañana o ayer ya no es necesariamente a esa hora.

    podi-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has de buscar el norte magnético, Podí, y después saber la latitud de tu casa
      A partir de aquí se puede calcular.
      Pero no deja de ser complicado, efectivamente.
      Un abrazo
      Salut

      Eliminar
  2. Està prou ben conservat, com molt dels romans.

    Salut.

    ResponderEliminar
  3. Parece que marca las 1 4 horas orientado hacia el estadio de Montjuic eso si no viene el jardinero y le da una patada al gnomon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Anónimo: Hace tiempo me desligué de ciertas cosas, entre ellas el mal llamado "deporte" del balompié, porque todo lo que es profesional, no es deporte, a mi criterio.
      El problema, y serio, es que el balompié se mezcla con sentimientos, y dice Cattiaux que una herida de arma puede sanar, pero una de lengua no lo hará jamás, por lo que ni miro, ni sé, mi "mento", ni menciono, ni hablo, por poco que pueda, de dicha cuestión.
      Espero que el gnomon no sea vapuleado y no nos fastidie después el poder mirar las horas , eso si que sería un desastre.
      Salut

      Eliminar
    2. Ciertamente Miquel tienes razón los "tres" temas que todo el mundo sabe es mejor dejarlos a un lado. Saludos

      Eliminar
    3. Gracias Anónimo, me alegra que me comprendas. Dice mucho de ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Qué preciosidad este último scaphe sobre el capitel de la columna! meeencanta la palabra mesura, que en vuestro dioma significa medida y en castellano moderación, qué curioso, por eso se habla del seny catalán, esa justa percepción, apreciación, comprensión y actuación... lástima que no ejerza su efecto siempre, en vosotros y en todos : ) Un beso grande.. en cuestión de cariños a mi no me sale la mesura nunca.. pero es que no quiero ser mesurada con según quien jajaja Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mesura, solitut...son palabras muy bellas y con un significado muy concreto, María.
      Espero que se vuelva al seny, pero para eso hay que pensar antes de obrar, y aun así corres el riesgo de equivocarte, pero las cosas a tontas y a locas y deprisa, salen siempre mal.
      También espero que quien entre, sea el que sea, tenga la percepción de gobernar para todos, lo haga con mesura, equidad, seny, y no se olvide de quien no lo ha votado.
      Por preferir prefiero a un filósofo, desde luego, porque me da la sensación de que al menos piensa antes de obrar, pero Dios dirá.
      Un beso grande y gracias por hacernos compañía
      te me cuidas mucho

      Eliminar
  5. Coño , cuántos
    relojes de sol
    tiene Barna?
    no tendría
    que ser la
    Ciudad
    Condal,
    sino la
    relojistica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja....esa es buena...y hay unos , que se sepa, 244, pero cada vez quedan menos, Orlando
      Un abrazote

      Eliminar
  6. Lo que va desde este tipo de relojes a los inteligentes o Smartwatch. Hemos avanzado en prestaciones pero no en capacidad de sugerencia y encanto. El reloj mide algo que es inasible, el tiempo. No hay ningún órgano en el ser humano que registre el tiempo, pero desde siempre nos hemos sentido obsesionados por su medida y la prueba son estos relojes que nos traes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, el tiempo no se puede tomar, coger, JOSELU; sin embargo, podemos "sentirlo" pasar de diferente forma, porque no es el mismo tiempo el que trascurre para la víctima que para el verdugo.
      Creo que junto al amor, el tiempo es uno de los temas de los que más se ha escrito.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Miquel, un reloj como ese, proyectando el gnomon horizontal sobre una superficie cóncava esférica (1/4 de esfera) es algo muy difícil de calcular. Me gusta mucho, especialmente si está colocado sobre un capitel jónico.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complejo, en este caso concreto, cierto, FRancesc Cornadó. Hay que saber mucho de cálculo y de geometría, además de saber posicionar correctamente la semiesfera y su aguja.
      Todo parece sencillo, pero todo tiene su intríngulis, máxime si se han de hacer cálculos para que marque todos los días, salga el Sol más tarde o más temprano, la hora exacta.
      Un abrazo

      Eliminar