EL CONSUMIDOR, ES LO CONTRARIO QUE EL PROLETARIO,
SÓLO TIENE REIVINDICACIONES PRIVADAS

jueves, 13 de febrero de 2020

Sobre el cambio de nombres en el nomenclator de las calles de Barcelona

Cartel de Reina María Cristina a la izquierda de las palmeras. A la derecha de estas, la placa con el nombre de Sabino Arana.



Leemos en Metrópoli Abierta, que:
La avenida del Príncep d'Astúries, que parte los distritos de Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi, desaparecerá del callejero de Barcelona el próximo 24 de marzo. Esa es la fecha escogida por el gobierno de Ada Colau para cambiar el nombre a la popular calle, pero la decisión está tomada desde hace tiempo. Como informó Metrópoli Abierta el pasado miércoles, los trámites administrativos han culminado y no se han presentado alegaciones. La vía, situada entre la plaza de Lesseps y la Via Augusta, tomará el nombre de Riera de Cassoles, la denominación que ya tuvo hasta 1929. En un comunicado, el Ayuntamiento recuerda que en el antiguo municipio de Sant Gervasi de Cassoles había dos rieras que cruzaban el término municipal. Una era la la riera de Sant Gervasi (lo que hoy en día es la calle de Balmes y parte de la Via Augusta) y la otra era la riera de Cassoles (que coincidía con el trazado actual de la avenida). El cambio de nombre se empezó a gestar a finales de 2015 y ha sido promovido por la plataforma Riera de Cassoles.
Digo yo, que ya que estamos, podríamos suprimir la Avenida de Borbón y la de la reina María Cristina. Nadie alegará nada y aquí acabaría la historia de los borbones. De paso, y metidos en el tema, podríamos ir a la otra cara de la misma moneda y facilitar la eliminación del callejero el nombre de una persona que escribió un ideario que es la antítesis de lo que debería ser la concordia entre los pueblos, anteponiendo la palabra "raza" tantas veces fuera necesario a la palabra "fraternidad", y que, por lo que parece, resulta aceptable e incluso simpático el tenerlo en el registro del nomenclator barcelonés. Se trata de la calle Sabino Arana.
Les dejo con una pequeña muestra del postulado de Sabino Arana:

Ideario de Sabino Arana. 1897.

El pueblo español, no obstante los largos siglos en que ha gozado de gobierno y legislación católicos, siempre se ha resistido a su benéfica influencia,siempre ha permanecido irreligioso e inmoral, de suerte que este su actual carácter no puede atribuirse en manera alguna al gobierno y legislación liberales que al presente le rigen, sino que éstos así se lo encontraron. Las virtudes católicas de los gobiernos y legislaciones que ha tenido España en los pasados siglos no consiguieron llevar al pueblo antes de trocarse por los vicios liberales. No es, no, el liberalismo del gobierno y las leyes actuales de la nación dominadora la causa inmediata y principal de la perversión de nuestro pueblo. No y mil veces no. Multitud de españoles llegan a nuestra Patria sin haber sentido los efectos de aquel gobierno y aquella legislación, y, sin embargo, multitud de euskerianos que tampoco aún los han sentido, pierden sus más bellas cualidades y se pervierten, al contacto con los invasores. Los españoles que acá inmigraron pocos años después de la liberalización del estado español, nos trajeron el mismo carácter y las mismas costumbres que los que inmigran ahora. El mal no es, pues, reciente. El liberalismo teórico o doctrinal se aprende pero el práctico está en la misma naturaleza humana, empezó con el pecado original y está expreso en muchos, latente en todos: manifiesto está en el carácter y en las costumbres del español, y al contacto del hijo de España con el euskeriano, se entiende y manifiesta en éste y altera su carácter y sus costumbres.

Entre el cúmulo de terribles desgracias que afligen hoy a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible y aflictiva, juzgada en sí misma cada una de ellas, como el roce de sus hijos con la nación española. La dominación española es en nuestra raza causa de profunda y extensa irreligiosidad, de intensa y dilatada inmoralidad la influencia española ha causado en nuestro pueblo más víctimas espirituales quizás que las sectas en Irlanda y el cisma y las sectas en Polonia. Nada importa la extinción de nuestra lengua; nada, el olvido de nuestra historia; nada, la pérdida de nuestras propias y santas instituciones y la imposición de las extrañas y liberales; nada, esta misma esclavitud política de nuestra patria; nada, absolutamente nada, importa todo eso, en sí considerado, al lado del roce de nuestro pueblo con el español, que causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón, apartamiento total, en una palabra, del fin de toda humana sociedad. Las virtudes de la familia euskeriana pudieron comunicarse a sus gobiernos y sus leyes antes del día de la esclavitud: pero ya hoy, perdida la independencia, y con ella sus leyes y gobiernos propios, borradas han quedado las fronteras que la apartaban de la familia española, rota y deshecha la barrera que a una y otra separaba, y establecida la íntima comunicación de ambos hogares; y en el solar de la familia euskeriana penetra la española a título de amiga, y de amiga pasa luego a pariente, y con la confianza que la amistad y el parentesco inspiran se hablan sin recelos sus inteligencias, se comunican sus corazones, se compenetran sus espíritus; y el criterio extraviado vence y ahoga al buen sentido moral, la malicia a la bondad, a la verdad el error, la corrupción a la pureza, la vileza a la dignidad, el vicio a la virtud, el mal al bien; y el mal sienta sus reales en nuestras poblaciones y desde ellas extiende sin tropiezos sus conquistas y ya la familia euskeriana, acosada y estrechada por la impetuosa invasión, va viendo perecer, arrollados en el inmundo torbellino, a todos sus hijos, no quedándole ya libre del general naufragio más que la cumbre de sus más altas montañas, cuna de nuestra raza. Salvar a nuestros hermanos, proporcionándoles los medios adecuados para alcanzar su último fin: he ahí el único y verdadero del nacionalismo. Si, pues, éste trabaja por desarrollar nuestra lengua nacional, y por difundir el conocimiento de nuestra historia patria, sólo por ese fin trabaja: y aún la misma independencia no tiene más valor que el de simple medio, si bien ya último y necesario, para el mismo fin. Es, pues, de todas suertes innegable que el euskeriano no puede, sino muy difícilmente, alcanzar su último fin, ni puede la sociedad euskeriana cumplir el suyo, ni puede salvarse nuestra raza. Así lo dijo Bizkaitarra respecto de Bizkaya, y debe entenderse lo mismo de los demás antiguos Estados de nuestra raza: Bizkaya, dependiente de España, no puede dirigirse a Dios, no puede ser católica en la práctica.

FUENTE: Arana, Efectos de la invasión, Bascritara, 11 de julio de 1897. No rezan con nosotros, Bizcaitarra, 30 de noviembre de 1897. Cit. Corcuera Atienza, Javier, Orígenes, ideología y organización del nacionalismo vasco, 1876-1904, Madrid, 1979, págs. 348 y ss.

12 comentarios:

Fackel dijo...

Con la lista tan amplia que proporciona la Botánica, la Zoología, la Biología, la Geología, etc. ¿Imaginas una placa con calle del Perro acompañado de un relieve de un perro? Además aprenderíamos todos algo, siquiera por pasar cada día por esas calles. Lo de los nombres que pongan y quiten unos y otros no tiene solución, salvo que se aplicara mi propuesta. Si mañana llegan los fachas quitarán los de ahora y pondrán los proclives a ellos o los propios. Con lo fácil que sería eliminar nombres humanos, clérigos, héroes, gestas, aventuras, victorias y batallas, fracasos y derrotas de las calles. Además si luego no tiene pajolera idea nadie de quiénes fueron los personajillos, muchos de ellos falsos cuando no inexistentes. No hay solución, hermano, no la hay. Y mientras tengáis ahí a la Ponsatí y a la Cayetana que habéis mandado para Madrid, y toda la corte celestial que les acompaña, no hay NADA QUE HACER.

F.PUIGCARBÓ dijo...

Números com a Manhattan, i the broquil is over. Avinguda sisena, o setena, y punt.
Després passa que la gent recorda el nom antic del carrer, o en el cas dels aeroports, algú diu a Madrid aeropuerto Adolfo Suárez, o aquí Aeroport Tarradellas. No! i el Torrent de l'olla per més que li vagin canviant el nom és el Torrent de l'olla.

Júlia dijo...

Mi abuelo ya se quejaba de los cambios en el callejero, un gran número son absurdos y el cambio no obedece a nada más que a la revancha política o a las modas del momento, números o nombres relacionados con la naturaleza y cosas así, por ejemplo, en la Zona Franca hay nombres relacionados con la industria, el metal...

Pero no hay nada qué hacer, parece que todos quieren poner su pica en Flandes y sus personajes en las calles, aunque eso también contribuye a que esos nombres acaben sonando 'a calle' y poco más.

Júlia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cayetano dijo...

Están como una regadera. Sabino Arana, menudo elemento xenófobo y supremacista. Todo un referente para el nacionalismo identitario. Dan asquito.
Un saludo.

Tot Barcelona dijo...

Esto es un espectáculo, FACKEL, te aseguro que lo es.
Un abrazo

Uyyy al llegar al 155 veríamos, FRANCESC PUIGCARBó ¡¡¡
jajajaja
Salut

L´avi tenía tota la raó. Pura revancha. No hi ha més, JÚLIA. I ben bonics que són..carré del Foc , del Metall, del Vidre...
Si, poc més, molt poc més.
Salut

Es demasié este Sabino, CAYETANO. Leí hace tiempo su ideario y el Bolsonaro es un roba gallinas a su lado.
He puesto nada, una introducción que tiene, y sale cinco veces la palabra "raza", la misma que usaba Paco, "el cabo del Rif".
¿Qué pinta esa persona en el callejero?...es que da hasta dolor de barriga.
Salut

Francesc Cornadó dijo...

No hay nada que hacer, no saben nada, con lo fácil que sería sustituir los nombres por números o, ya que son animalistas, que pongan una calle a nombre de Copito de Nieve o dels Tres Porquets, el Perro Verde, la Ranita Saltarina, el Cienpiés Curioso y toda la fauna completa. Si se les acaba la zoología que recurran a la calle del Huevo Frito, de la Escarola Barroca, de la Einsamada, de la Butifarra amb mongetes, dels Calçots, etc. pero que eviten la calle de Chorizo, que es politicamente incorrecto.
Abrazos
Cornadó

Tot Barcelona dijo...

jajajajaja.......la calle del Chorizo ¡¡¡ esa me gusta ¡...mira que tenemos artistas, escritores, gente de bien y fauna variada, pero no hay manera, no la hay. Vamos por modelos políticos, y lo que gusta a unos disgusta a otros, pero es que este es un personaje malvado, FRANCESC CORNADó, y no se lo merece.
No hay nadie por "nuestra raza" mejor que otro de "otra raza".
salut ¡¡¡

Contratar a Marcela Morelo dijo...

Me parece una pena que no se respeten las tradiciones

Tot Barcelona dijo...

Los tiempos cambian CONTRATAR A MARCELA MORENO, eso es innegable. Hay personas, grupos o circunstancias que merecen estar en el callejero como homenaje (un ejemplo sería Vicente Ferrer, el misionero "laico" de la India); otro es Nelsón Mandela; otro Mathama Gandhi; catalanes tendríamos al descubridor del síndrome Brugada (Dr especialista en el corazón, que trabaja en el Clinic de Barcelona y la Clínica Mayo de EEUU, descubridor de un síndrome que lleva su nombre y que ha salvado cientos de vidas). A eso me refiero. Lo que no puede ser es mantener en el nomenclator de la ciudad una persona que escribió un ideario lleno de odio hacia lo que no fuera euskaldun, sin importarle nada más que lo suyo como centro y eje de su pensamiento, y haciendo burla a todo aquel que no hubiera nacido en la bella tierra (porque lo es), del País Vasco.
Salut y gracias por estar

Luis Antonio dijo...

Vivo en la Av. Riera de Cassoles, antes, como bien señalas, Av. Príncep d'Astúries. No me considero monárquico pero rengo nostalgia de aquel nombre. Todavía viene correspondencia al nombre de antes. Por lo menos no se extravía...Por cierto, a pocos metros de mi casa vive el Honorable President de la Generalitat de Barcelona...

Saludos

Tot Barcelona dijo...

Ya ves que hay nombres que perduran en el tiempo.
Un abrazo, LUIS ANTONIO