MI MEMORIA ES UN VERTEDERO DE BASURA.
(José Manuel Villarejo)

miércoles, 22 de mayo de 2019

Vox no nació en Andalucía.



Intentaré ceñirme a lo verdadero, no a la verdad. La verdad es un concepto filosófico, y puede ser de mil formas, de tantas como miremos la tapa de una olla. Siempre será la misma tapa, pero será diferente dependiendo del ángulo o punto de mira de donde la estemos observando. No es lo mismo mirar la tapa desde el asa que hacerlo desde la base, y siempre será la misma tapa.

Lo verdadero estará supeditado a prueba y mirado desde los diversos puntos de vista de los observadores, que serán, al final, los que dictaminen la certeza del hecho.

Nos hemos llenado la boca con VOX. Lo más calmado ha sido llamarle partido de extrema derecha; comentar que el tal Abascal, su lider,  que tenía orígenes peperos e ideas  supremacistas, fundó el partido a finales de abril de un 2013, año de la mala suerte, no sólo porque el 13 no es un número simpático, sino porque era a mitad de una crisis que aún, por mucho que nos engañen, no hemos superado. Nuestros diarios de tirada nacional tuvieron poco a decir, sino el recalcar la inculta incultura de su lider; inculto y agresivo, se jactaba de ser el amo de Vic, Vich para los añejos a los recuerdos. Pero nos hemos quedado ahí.

Y en ningún diario de tirada nacional, ni mucho menos en el que manda nuestro conde, ha habido una crítica con cara y ojos de que en eso de la extrema derecha somos también, junto a la ratafia, los líderes.

La extrema derecha en la democracia, se fundó en Catalunya, y concretamente en Vic, Vich para los añejos de los recuerdos. Y la fundó un tal Anglada, Josep, para más inri, y natural de la misma ciudad,  en el abril del 2002, o sea, once años antes, que la fundación de Vox, con el nombre de Plataforma per Catalunya. 

Como ven, esto es lo verdadero, lo que hay.

¿Les explico porqué aumentó PxC en votantes ? . Fácil. En Vic, Vich para los añejos a los recuerdos, se dan todos los vértices para que la industria porcina sea la base de la economía. Fue en su tiempo cabeza de partido y las comunicaciones con el resto de sus aledaños eran óptimas. El terreno era proclive, el clima suave y el rio que circundaba la ciudad, con denso caudal, se podía llevar los purines, o sea, la mierda y los orines de los animales sin tener que dar explicaciones. A partir de esa premisa se empezaron a poner granjas porcinas. Competentes  y laboriosos sus propietarios, no se tardó en tener una industria que de pronto necesitó de mano de obra. Algunos propietarios se juntaron y pusieron fábricas de pienso para no depender de la compra exterior; estas se colocaron estrategicamente, sino en Vic, Vich para los añejos a los recuerdos, si en pueblos cercanos. Para redondear el círculo se implantaron mataderos. Al quinquenio del año dos mil, que es lo que nos interesa para saber del porqué del crecimiento de PxC, habían tres inmensos mataderos en el polígono industrial de Vic, Vich para los añejos a los recuerdos, y en dos de ellos habían dos lineas de matanza, con lo que la producción era el doble.

No diré nombres, cada uno arrastre su conciencia, pero en uno de los mataderos tuvieron hasta 32 nacionalidades diferentes en su cadena. Los salarios jamás superaron los 950 euros y trabajaban los domingos a la noche para el lunes repartir la matanza.

Todos contentos. Los subsaharianos, antes negros; los magrebies, antes moros, los de América Central, antes tiraflechas, y los hindues, antes adoramonos, hacían de mano de obra para un producto duro de trabajar por un módico precio. Los habitantes de Vic, Vich para los añejos a los recuerdos, podían alquilar sus pisos sin ascensor a 200 euros por habitación. El de la botiga podía vender más fruta y verdura que nunca; el mecánico reparaba coches de segunda mano a precios de primera, el colegio se llenaba de niños y las subvenciones primaban mientras la ciudad toda se enriquecía.

Y vino la mierda de la crísis del 2008. Los ganaderos empezaron a vender la mitad, y los mataderos cerraron lineas de matanza. Se empezó a despedir personal y Vic, Vich para los añejos a los recuerdos, se llenó de gente cargada de niños de todos los colores deambulando por la calle sin ningún tipo de porvenir y sin futuro, dependiendo de los Servicios Sociales.

Ahora sólo habían moros, negros, tiraflechas y adoramonos señalados por Anglada, que agazapado en la sombra supo sacar tajada. Nos vienen a quitar el trabajo, era la frase. Frase que nunca se aburren de repetir. Pero que nadie se olvide, la tajada se sacó con ayuda nuestra, si, con ayuda de voces muy católicas de demócratas (joder con lo de demócratas) cristianos y gentes muy puestas en lo nuestro de la ratafia, no denominados cristianos pero siempre hablando de democracia.

Mientras todo funcionó, nadie reclamo la sanidad del rio, ni el alcalde hablaba del mal olor de los purines del matadero, ni los sindicatos decían nada de los salarios a precio de saldo a los obreros, ni nadie se acordó que trabajan festivo y nocturno a precio de lunes diurno. Ningún partido nacionalista dijo un sólo murmullo. Y esto es, en síntesis, lo verdadero.

La ultraderecha no nació con VOX, no, nosotros la teníamos en casa desde el 2002 y le dimos de comer.

PD:









20 comentarios:

Júlia dijo...

Grupos y partidos de extrema derecha ha habido (y los habrá) varios en todas partes, otra cosa es que llegasen al Parlamento con escaños, en el presente y pasasen de su radio de acción. Eso diferencia VOX del resto. En muchos aspectos el PP también es extrema derecha, por cierto. La Catalunya profunda fue conservadora durante mucho tiempo, herencia del carlismo, diría yo. Otro tema son las derechas urbanas, caso de VOX, según mi opinión, que por aquí inciden más en resentimientos diversos, caso de eso que llaman Tabarnia.

Júlia dijo...

Por cierto, el tema de Vic merece casi un debat, es una ciudad que recibió mucha immigración antes incluso que Barcelona o L'Hospitalet, recuerdo en los ochenta a maestras de Vic, explicando el componente de sus escuelas, convertidas en guetos de un día para otro, en la Escola d'Estiu. Y una ciudad que antes había sido conservadora, con un peso importante del sector relgioso, por el seminario y los conventos, recuerdo una de las primeras canciones de la Nova Cançó que decía que el dia del Mercat de Vic había allà 'més porcs que capellans'. Hoy lo encerrarían, a lo mejor. Laura a la ciutat dels Sants, un libro clásico, refleja aquel tipo de sociedad muy bien. Sin embargo se ha ido modernizando, también en ideas, y Anglada, aunque tuvo votantes, creo que no paso de concejal, Albiol llego más arriba. VOX suma a todas sus barbaridades el anticatalanismo visceral pero eso a veces también lo usaron incluso los socialistas, todo vende.

Júlia dijo...

La extrema derecha no es un invento de nadie, siempre estuvo ahí, con nombres y formas diversas, porque se alimenta de nuestros miedos, de nuestros prejuicios, de nuestros orgullos diversos e incluso de nuestra situación social y económica. Da respuestas fáciles a la falta de autoestima. La immigración afecta, de entrada, a las capas más humildes de la población, es aquello de 'pobreza contra miseria' y eso explica que sea, en cierta manera, transversal. Nunca estamos vacunados en su contra ni creo que nunca nos libremos de ella del todo, a nivel general y global.

Tot Barcelona dijo...

Me he dejado cosas en el tintero, JÚLIA, cosas que nos pondrían rojos de rubor. Has dado en la diana con "herencia del carlismo", que no es más que un tradicionalismo casposo.
Pienso que, JÚLIA, en Vic hay un péndulo y no un término medio. Se pasa del tradicionalismo más enganchoso al "separatismo" más radical, al menos en pensamiento.
Conozco bien el paño, estuve en dos convenios colectivos, y antes del tercero marché. Aquello si era una "merienda de negros" así de crudo. Y allí se sacó tajada hasta para el nacimiento de la ultra derecha sin ambajes ni tapujos, pues de todos es sabido que sacó 67 concejales en 2011 (ahí es nada), pues nos demuestra que ese pensamiento está flotando entre la ciudadanía del lugar, de una forma u otra, pero está flotando.
Gracies i que tinguis bon día. Vaig a TdC.
Salut

FRANCESC PUIGCARBÓ dijo...

Per cert, que l'Anglada no es pot presentar a les properes eleccions en haver estat condemnat per insultar i amenaçar a un jove d'ARRAN. Dit aixó, jo diria que VOX va començar a Quintanilla de Onésimo, i és que l'ombra d'AZNAR és allargada.

car res dijo...

No se de que te extraña,pero aquí en la Tabarnia de los sesenta que yo me encontré,donde prácticamente era un taller un bajo sí y otro también,los dueños eran admiradores de la bondad de los tiempos,debida a su Excelencia algunos de ellos habían estado en los campos de concentración en Francia.
Salut


Fackel dijo...

Algo de lo dicho ahí ya sabía.

Vaya, ya veo que puestos a colgar sambenitos ya no les toca solo a los andaluces, ya nos toca a los castellanos. Por favor, no identifiquemos a personajillos con poblaciones. En ese pueblo, Quintanilla de Onésimo, han gobernado alcaldes de todos los partidos, según épocas sucesivas, me refiero en el periódico democrático.

Chordi dijo...

muy bueno, si señor

Tot Barcelona dijo...

Anglada és de Catalunya, nascuc a VIC, FRANCESC PUIGCARBó. És tan evident que no ho pensem.
Salut.

A mi no me extra;a nada, CAR RES. S'olo pongo datos ciertos y cuantificables.
La extrema derecha es nuestra por a;adas, y de largo. Somos, de una u otra forma, parte de lo que creemos pertenece a la Espa;a franquista, poco m'as a decir.
Un abrazo

Mira, FACKEL. Hay poblaciones catalanas que superan en ideolog'ia a Quintanilla de On'esimo.
Perd'on pero escribo por el celular y las condiciones no son las mejores.
Salut

Tot Barcelona dijo...

CHORDI, mis gobernantes, los de toda la vida, son deleznables. Cr'etelo.
Un abrazo

Cayetano dijo...

El racismo suele esconder detrás su verdadero origen: el supremacismo.
Un saludo, Miquel.

Totbarcelona dijo...

Lo que pongo en evidencia, CAYETANO, es que en esta casa, la catalana, la extrema derecha también forma parte de nuestra cultura, y que no sólo pertenece a la España ulterior.
Un abrazo

Francesc Cornadó dijo...

Que nadie se lleve a engaño, en Cataluña hay extrema derecha, la ha habido siempre, es herencia del carlismo más retrógrado. Hay en Cataluña gentes de bien, hay piojos y chinches, una caterva de intelectuales de medio pelo, unas personas honradas y hay de todo, como en todas partes. Cataluña no es nada especial, es un territorio degradado donde hay una gente que vota como en otras partes de Europa, los catalanes no son más que los demás, aunque los entusiasmados supremacistas se empecinen en afirmarlo. Aquí han florecido los partidos fundamentalistas de derechas y de izquierdas, mientras algunos ingenuos aun se creen que vendrá un "pollo pera" a arreglar esta catástrofe de sociedad engreída.
Saludos
Francesc Cornadó

Tot Barcelona dijo...

Cuando escucho hablar a, y sólo a título de ejemplo, la Nuria de Gispert, amic FRANCESC CORNADó, se me encienden todas las alarmas. Es la representación del tradicionalismo más antológico, más cerca de las Fet y de las Jons que de otra cosa.
El "pollo pera" no vendrá nunca, pero se vive bien intentando hacer creer que el "timón del vaixell que nos lleva a Itaca" estará comandado por iluminado que nos sacará de todos los males.
Mientras, va pasando el tiempo, y a costa de él, van viviendo los vendedores de humo.
Salut

Temujin dijo...

Dios, Franco y Santiago Bernabeu a "República", Mandato y Barcelona... Verdades absolutas en un mar incierto.
Las "cooperativas" de trabajo también se dan en el transporte, el "cooperativista" compra los medios de producción, se paga la Seguridad Social, no tiene vacaciones y hace el trabajo de un empleado con el sueldo de un empleado pero con un riesgo financiero enorme 8en el caso de los camiones, en muchos casos se juegan la vivienda).
El patrón no tiene obligación, no hay vacaciones y en muchos casos, cuando el "cooperativista" ya esta endeudado le baja el precio y como no tiene o no sabe a donde ir, tiene que tragar.

Respecto a estos que llaman fascistas a todo el mundo, normalmente ellos son los primeros a los que les jode la libertad del individuo, los que les gusta sabotear las libertades de otros, los que marcan las casas de los que no piensan como ellos. Esos que se creen con la puta verdad absoluta como apóstoles del pensamiento verdadero. No hay pueblos, ni países libres, solo existen personas libres, no hay pueblos que pagan impuestos son las personas y empresas las que los pagan, esos déficit de unas zonas con otras que algunos indocumentados con mucha mala baba esgrimen, es el anzuelo de los incautos, la red para los besugos y el ancla del progreso social.

Un saludo

Totbarcelona dijo...

Dicho queda, TEMUJIN
Salut

Marga Iriarte dijo...

Cualquiera que conozca la Historia, la que intenta poner los hechos probados sin retorcerlos a favor de un interés ideológico, concluirá que las sociedades, en este caso la catalana, tiene su gremio ultraconservador tan racista como Vox. Solo hay que pasarse por los foros independentistas para descubrir la inquina y el odio hacia los que son "de fora". Esta población ultra se otorga un derecho ancestral -divino- de mandar sobre esta tierra y excluir a quienes no cuadran con su ideal. ¿De qué protestan quienes buscaban el servicio doméstico y a los obreros de sus fábricas y minas fuera de Cataluña? Que alguien les diga qué ocurrió en las minas de Figols y de cómo sus propietarios, en connivencia con el gobierno franquista, taparon uno de los accidentes más horribles de la minería. Y así un larga lista de abusos y desmanes protagonizados por esa élite económica, ahora tan patriotas catalanes, como antes lo fueron de la España de Franco.
En fin, lo penoso es que pocos se atreven a examinar con ojos críticos la insolidaridad que hay detrás de un movimiento que se arrogan todos los derechos mientras se los quitan a otros.
Abrazos

Tot Barcelona dijo...

"...lo penoso es que pocos se atreven a examinar con ojos críticos la insolidaridad que hay detrás de un movimiento que se arrogan todos los derechos mientras se los quitan a otros..."

Para enmarcar.
Un beso, mi niña.
Salut

Júlia dijo...

Em sorprèn tanta insistència en el tema apassionant de què els catalans també poden ser 'fatxes', no ho acabo d'entendre. Insistir en l'obvietat resulta inquietant.

Tot Barcelona dijo...

"...Insistir en l'obvietat..." és que aquest és el problema, JÚLIA. Tu ho entens, i fins i tot trobes òbvia l´insistència, si això li ho dius a un de Arran et munta un escrache, i et diu feixista a tu.
Una abraçada