CUANTO MENOS APORTA UN POLÍTICO MÁS PRESUME DE BANDERA.
(Proverbio arameo)

lunes, 3 de julio de 2017

Refugios antiaereos de Can Peguera (Ramón Albó)

Les presento un refugio de la guerra incivil.
No tienen la fama de los refugios de Gracia, renombrados en más de una novela; ni la estrategia de los de Montjuïc, por su cercanía a La Canadiense, fabricante de la luz de Barcelona;  tan siquiera la fama efímera de los del Palau de Les Heures donde se salvaguardaba la vida del president Companys.
Este es un simple refugio que intentaba proteger a los habitantes del Turo de La Peira de los mismos bombardeos que la del resto de esta Barcelona, tan grande y a la vez tan desconocida.
Carré Cornudella . Can Peguera. Nou Barris.

Els presento un refugi de la guerra incivil.
No tenen la fama dels refugis de Gracia, renombrats en més d'una novel·la; ni l'estratègia dels de Montjuïc, per la seva proximitat a La Canadenca, fabricant de la llum de Barcelona; tan si més no la fama efímera  del Palau dels Heures on se salvaguardava la vida del president Companys. 
Aquet és un simple refugi que intentava protegir als habitants del Turo de la Peira dels mateixos bombardejos que la de la resta d'aquesta Barcelona, tan gran i alhora tan desconeguda.
Carré Cornudella . Can Peguera. Nou Barris.



Refugio 



Una de las dos puertas de acceso.



Plano del refugio.


Can Peguera  hacia el 1929. Detrás, arbolado,  el Turó de La Peira.

8 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Otra maravilla al servicio de la vida. ¿Cuántas vidas salvaron?
Abrazos
Francesc Cornadó

Cayetano Gea dijo...

Resulta curioso ese cartel que dice "prohibido jugar a la pelota" en la puerta de acceso al refugio. Sería como para escribir un cuento, dependiendo su contenido si el cartel es de aquellos días (algo inconcebible) o de hoy. Parece como decir: ya está bien de ruido, hombre. Unos no paran de joder con las bombas y vosotros ahora no paráis de dar por saco con el baloncito. El caso es meter ruido. Jejeje.
Un abrazo, Miquel. Buena semana.

Francesc Puigcarbó dijo...

el que es pregunta Cornadó, aquest senzill refugi,¿quantes vides debía salvar?

salut

Tot Barcelona dijo...

Supongo que todas las del barrio y aledañas. No lo se, amic FRANCESC CORNADó. La verdad es que no lo se.
Un abrazo

Pues ya tienes un argumento para tu próxima obra, CAYETANO GEA.
Manos a la obra ¡
salut

Segur que salvant tan solament una, ja va ser bó, amic FRANCESC PUIGCARBó
Salut

Fackel dijo...

A veces pienso si no seguirán siendo útiles, llegado el caso...aunque el material ofensivo de ahora lo taladra todo en profundidad, según se vio en Irak, Siria, etc., hasta las mentes.

Bueno, aparte de esta consideración siniestra y pesimista, lo cierto es que la arqueología contemporánea en Barcelona no tiene precio, algo a conservar y a mostrar didácticamente, que se diría.

Tot Barcelona dijo...

Quizá este, FACKEL, es uno de los más humildes, por poco nombrado, o por estar en una de las partes de la periferia bercelonesa, pero es objetivamente justo el ponerlo porque cerca de allí habían unos antiaereos, y es evidente que aquella zona era por logística, tan machacada como la de la parte industrial y céntrica de Barcelona.
Salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Sí, no es nombrado, no lo conocía, pero salvó vidas, que es lo más importante.
Muchas gracias Miquel por la información, un beso.

Tot Barcelona dijo...

Un beso , princesa MTRINIDAD...