TENGO VERGÜENZA, POR LO TANTO EXISTO. (A. Sartre)

lunes, 5 de junio de 2017

Tenedor, con tocho y resto de medalla.

Darse una vuelta por aquello que uno ha recordado nunca está demás. Los recuerdos invitan a errores, los errores a descuidos, y estos, al olvido de los recuerdos, que a su vez, invitan a errores.
He vuelto a pasar por los lugares que pisé de niño, los mismos que no me hicieron mayor, porque jamás los he recordado por viejo, sino por crío.
Restos de lavaderos escanciados como símbolo de la limpieza, y olvidados en la ladera de la montaña.
Un tenedor...¡ un tenedor ¡ ¿vaya uno a saber lo poco o mucho que debió llevar a la boca de su propietario ?. Un resto de medalla dorada...Con la metafísica no me meto, seguro que pocas obras realizó, sino jamás hubiera sido abandonada; un serial de tochos que hacían de suelo (todo un adelanto), y como no, el resto de un techado de uralita, la que hoy es denostada, pero la que en mi tiempo fue la que nos salvaguardó de la intemperie.
Final de la calle Margarit/Pasaje del Camino Antiguo de Valencia. Montjuïc.

Fer-se un volt per allò que un ha recordat mai està de més. Els records conviden a errors, els errors a descuits, i aquests, a l'oblit dels records, que al seu torn, conviden a errors.
He tornat a passar pels llocs que vaig trepitjar de nen, els mateixos que no em van fer major, perquè mai els he recordat per vell, sinó per criatura.
Restes de safaretjos abocats com a símbol de la neteja, i oblidats en el vessant de la muntanya.
Una forquilla... una forquilla ¡,  vagi un a saber el poc o molt que va haver de portar a la boca del seu propietari ?. Una resta de medalla daurada...Amb la metafísica no em fico, segur que poques obres va realitzar, sinó mai hagués estat abandonada; un serial de tochos que feien de sòl (tot un avançament), i com no, la resta d'un techado d´ uralita, la que avui és injuriada, però la que en el meu temps va ser la que ens va salvaguardar de l´ intempèrie.
Final del carrer Margarit/Passatge del Camí Antic de València. Montjuïc.














6 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Y me imagino que del Raval a la calle Mallorca, en esa media hora aproximada de caminata, es donde encontrarías los mayores tesoros.
Un abrazo, Miquel.

Francesc Cornadó dijo...

Objetos y restos elocuentes que evocan situaciones. ¿Quién sabe qué vivencias guardan?
Salud
Francesc Cornadó

Francesc Puigcarbó dijo...

restes d'un passat que ja no tornarà, però que és el teu i ens l'has evocat en el teu llibre.

salut

Tot Barcelona dijo...

Tesoros ya sabes CAYETANO GEA, los hay en muchos rincones. Sólo hace falta prestar atención.
Un abrazo y Salut

¿Quien sabe, FRANCESC CORNADó...? ¿Quien sabe ?
Un abrazote.

Aixó de la forquilla és un fet curiós...FRANCESC PUIGCARBó, molt curiós.
Una abraçada.

Rodericus dijo...

Montjuic, monte viejo que guarda viejas historias acumuladas durante milenios.

Un abrazo.

Tot Barcelona dijo...

Amén, RODERICUS.
Salut