ES POSIBLE QUE NINGÚN LIBRO AYUDE A TRIUNFAR,
PERO ES MÁS PROBABLE QUE JAMÁS SE TRIUNFE SINO SE LEE NINGUNO. (Cosecha propia).

martes, 25 de octubre de 2016

El burdel de la calle Avinyó 44

Frente la Facultad de Teología, donde se vendían libros de segunda mano, un viejo quiosquero me descubrió la historia del burdel picassiano hace la friolera de cuarenta años..
Hasta hace muy poco no se ha descubierto la dirección exacta del burdel. Primero que si en el número 11; en el 25  después. Hoy se sabe a ciencia cierta que el cuadro que ha dado nombre a un período  de la Historia del Arte se elaboró en el 44 de la calle Avinyó.
Les dejo con la finca.

En front de la Facultat de Teologia, on es venien llibres de segona mà, un vell quiosquer em va descobrir la història del bordell picassiano fa la friolera de quaranta anys..
Fins  fa molt poc no s'ha descobert l'adreça exacta del bordell. Primer que si en el númer 11; en el 25  després. Avui se sap amb certesa que el quadre que ha donat nom a un període de la Història de l'Art es va elaborar en el 44 del carrer Avinyó.
Els deixo amb la finca.

















8 comentarios:

El peletero dijo...

Al del quiosc que t'ho va explicar a tu li deurien haver explicat els seminaristes, no en tinc cap dubte. E si non e vero e ben trovato.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Que histórica troballa, querido Miquel, que bien, el edificio es regio, eso es que estaban las señoritas de primera , verdad?
Bon dia y millor setmana, moltes gracies, abraçades i petons maco.

Francesc Puigcarbó dijo...

ai Miquel, ja no hi cases de barrets com aquesta ni pintors com Picasso. Amb música de Gwersin el pare cantaba aqueta cançó: si vas calent, agafa un duro i ves de putes....

salut

Rodericus dijo...

Y frente a la facultad de teología. No me cabe duda que los seminaristas aprendieron mucho en la calle Avinyó.

Supongo que el local debía tener el "nihil obstat" del obispado.

A según que horas el salón de la casa debía ser la hostia : Picasso pintando a las señoritas y algún cura diciendo jaculatorias.

Un abrazo.

Tot Barcelona dijo...

El del quiosko era una persona lletrada, EL PELETERO.
Era a més anticuario, i a la biblioteca de casa posseeixo alguns llibres molt curiosos, de segona mà que ell gustosament em guardava i jo els pagava a terminis.
Segurament l´ història la sabia abans que qualsevol seminarista per experiència i per capacitat intel·lectual.
De Picasso guardo un llibre (Paintings 1939-1946) Editions du Chene. França. Imprès en el 46, de dimensions considerables, que és simplement una obra d'art pel tractament del color.
Una abraçada.
Salut

Han pasado años hasta que se ha descubierto el local, y por lo que parece, MTRINIDAD, lo han hecho mirando el patio posterior de la casa y la perspectiva de alguna de sus pinturas.
Bon día i millor setmana..
Cuidat
Salut

jejejeje caramba amb el pare ¡¡¡
Salut FRANCESC PUIGCARBó

Tot Barcelona dijo...

Hasta hace poco, frente a la Facultad de Teología habían las paradas de libros viejos, RODERICUS. Poco a poco se fueron perdiendo. Como todo, porque como bien sabes las personas se desprenden de los libros.
Habían auténticas joyas. Tuve la fortuna de encontrarme con alguna de ellas.
Soy de la vieja escuela, y partidario de los libros, libros que aún hoy utilizo, como la Enciclopedia de Cesare Cantú, donde no hay Wiquipedia que se le aproxime.
Un abrazo
Salut

Cayetano Gea dijo...

Un motivo más de inspiración para el genio de los pinceles. El cuadro de las "demoiselles" es uno de los más conocidos. Los bohemios, ya se sabe, siempre pisando la línea roja que separa la libertad de lo políticamente correcto. Un escándalo para las mente pacatas, hipócritas y meapilas de su tiempo, el que dedicara una obra a estas señoritas.
Saludos, Miquel.

Tot Barcelona dijo...

Razón llevas, CAYETANO GEA.
Salut