UNO SE VUELVE VIEJO, SIN DUDA, PERO ¿QUIÉN
SE VUELVE JUICIOSO?. (Mefistófeles a Fausto).

lunes, 3 de agosto de 2009

Sobre los lateros en Barcelona




Ustedes se me piensan que esto de la venta ambulante en Barcelona es, sino nuevo, si algo surgido no ha mucho. Pues no. Hoy les pongo un par de fotos. Si, de aquellas de categoría especial. Les presento a la urbana, reprimiendo la venta ambulante de pescado en el año 1932. Observaran la actitud ( actitud por cierto que no ha cambiado en nada ), del manejador de la porra. Y después, el agrupamiento de todo el cuerpo en pleno para hacerle arrojar el género en la alcantarilla.
Ya ven, la historia no viene de ahora, pero lo que no es de recibo es que te cobren por una lata y un café, en cualquier bareto de Gracia, casi 6 monedas de a euro...

Vostès se'm pensen que això de la venda ambulant a Barcelona és, sinó nou, si alguna cosa d´ara. Doncs no. Avui els poso un parell de fotos. Si, d'aquelles de categoria especial. Les presento a la urbana, reprimint la venda ambulant de peix en l'any 1932. Observin l'actitud (actitud per cert que no ha canviat en res), del "controlador de la porra". I després, l'agrupament de tot el cos en ple per fer llançar el gènere en la claveguera. Ja veuen, la història no ve d'ara, però el que no és de rebut és que et cobrin per una llauna i un cafè, en qualsevol baret de Gràcia, gairebé 6 monedes de a euro ...

7 comentarios:

Quim dijo...

Si algo nos enseña la historia es que hay cosas que nunca cambian y tienen pinta de que nunca cambiarán...

Saludos!

Miquel dijo...

juas ¡¡¡gran verdad...salut, QUIM....

Història i tradició dijo...

Yo era de los que pensaba que hacía poco de esto del "top manta"... no del mismo modo ni con el mismo nombre, pero veo que tiene antepasados.

merike dijo...

Barcelona és tan meravellós. Estic llegint ara el llibre Catedral del mar. Meravellos! Petons!

Miquel dijo...

Petons Merike, tot a poc a poc, sense preses....Molts petons....

Damoga dijo...

NO seré yo el que defienda a los lateros. Para empezar, no me gusta que me atosiguen, ni me acosen ni me molesten. Voy a la playa (por ej.) a relajarme, y no teniendo suficiente con tener que estar ojo avizor con los rateros magrebíes, ahora tengo que estar soportando cada minuto (literalmente) un "servesa biar amigo". En mi propia playa tengo que alejarme de la orilla para que esos pesados me dejen en paz. Se pueden ganar la vida sin necesidad de atosigar a la gente. Ya sabemos quiénes venden y cómo; no hace falta que el mismo latero me incordie cada 4 minutos. Si quiero algo, iré a buscarlo. Bien, lo de la foto del vendedor de pescado nada tiene que ver con lo de los lateros. No creo que antigüamente fueran atosigando a la gente decenas de vendedores cada minuto.

Damoga dijo...

Ah sí, olvidé mencionarlo: el pescado lo tira a la cloaca... que es ahí donde guardan y/o esconden sus latas los lateros... asqueroso.