UNO SE VUELVE VIEJO, SIN DUDA, PERO ¿QUIÉN
SE VUELVE JUICIOSO?. (Mefistófeles a Fausto).

miércoles, 1 de octubre de 2008

Temps fugit...








Si hay una palabra en catalán que exprese con total nitidez lo que es un reloj de sol, es esa: temps fugit.
Suena a poema.
En Barcelona quedan pocos representantes de aquellos relojes de sol que antaño coronaban el techo de dos aguas. También es verdad que, tampoco quedan casas de ese estilo.
Tengo un listado que me lo apropié de la Biblioteca. He encontrado uno que no está en ese registro, por otra parte minucioso que, en un tiempo, hiciera J.M. Huertas.
Les dejo los que más me han gustado, o llamado la atención.
El de una finca de Vallvidrera. El del Frare Blanch. El de una casa de Horta. El de Pedralbes. El de otra casa de Sants. El de San Gervasio...
Temps fugit...hermosa palabra. Pocas letras dicen tanto...
Clicar sobre las fotos para verlas al detalle...Ahhh, el de la casa bajita, pertenece a un pakistani que tiene un badulaque en la carretera de Sants, justo al entrar por Plaza España y, es una de las poquísimas casas originales de la época que quedan en pie, mas o menos sobre 1860.

3 comentarios:

pericogranollers dijo...

yo desde los 3 años que nos mudamos a donde actualmente viven mis padres,hasta hace unos 5 años habia una casa delante muy antigua y la imagen primera que yo veia siempre al levantar la persiana era un antiguo reloj de sol que habia en la fachada de esa casa,ahora por desgracia ya hay un bloque de nueva construccion aunque han dejado espacio suficiente para no ahogar el antiguo bloque donde viven mis padres(es un bloquecito de 2 plantas,5 vecinos y el de mis padres y otra vcina son de renta antigua,ahora y despues de reformarlo mis padres un poquito pagan solo 108 euros),saludos

Miquel dijo...

¿ Porqué no me haces una foto y, me las vas enviando ?...al igual nos ponemos a montar un blogg de Granollers...no va de broma....es una pena que se nos pierda todo esto...un abrazote

Bolero dijo...

M'agrada això de Temps fugit, sona molt bé, molt poètic.
Una abraçada