CUANDO EL PODER ES ANALFABETO, LOS CIUDADANOS TIENEN LA
MEJOR COARTADA PARA IMITARLES Y EJERCER DE ENERGÚMENOS.

martes, 5 de junio de 2018

La casa " dels pollets" y su reloj de sol.

Mi buen amigo Enric H. March, en su bloc Bereshit, un bloc con una información espectacular en lo referente a nuestra Barcelona, me puso nostálgico. No se de donde trasportó una foto que me volvió a la niñez.
Se trata de la "casa de los pollitos", que no era más que una tienda dedicada a la venta de estos animales de granja y sus complementos. La tienda era normal que estuviera allí, aquella era la entrada a Barcelona por el puerto del Ordal, y la salida de la ciudad hacia los pueblos agrícolas limítrofes; El Prat, Hospitalet, San Boi, Sant Vicent dels Horts, Pallejá, Cornellá... Aún no había llegado la segunda inmigración, la industrial, en el 59, porque se estaba acabando de digerir la de la Exposición Universal del 29.
Pasaron los años y la "casa de los pollitos" seguía en pie, y con ella el reloj de sol "naif", trazado a mano y jamás sabremos si bien calculado, pero no había nadie para hacerle sombra, y mal que bien funcionaba.
El padre de la obra trazó lineas horarias de 6 a 6, pero se nos equivocó al marcar las lineas horarias de 6 a 8;  para aquel entonces daba igual, todos lo entendíamos. Marcó bien el sur con su vertical al mediodía, y dibujó un rectángulo de colores, colores que se mantuvieron hasta el derribo de la casa, siendo hoy un lugar de paso.
Ya no está la "casa de los pollitos", ni el reloj. Todo pasa, que nos decía el poeta.
Creu Coberta 26.

El meu bon amic Enric H. March, en el seu bloc Bereshit, un bloc amb una informació espectacular referent a la nostra Barcelona, em va posar nostàlgic. No se de on va transportar una foto que em va tornar a la infantesa.
Es tracta de la "casa dels pollets", que no era més que una tenda dedicada a la venda d'aquests animals de granja i els seus complements. La tenda era normal que estigués allí, aquella era l'entrada a Barcelona pel port de l´Ordal, i la sortida de la ciutat cap als pobles agrícoles limítrofs; El Prat, Hospitalet, Sant Boi, Sant Vicent dels Horts, Pallejá, Cornellà... Encara no havia arribat la segona immigració, la industrial, en el 59, perquè s'estava acabant de digerir la de l'Exposició Universal del 29.
Van passar els anys i la "casa dels pollets" seguia en peus, i amb ella el rellotge de sol "naif", traçat a mà i mai sabrem si ben calculat, però no hi havia ningú per fer-li ombra, i mal que bé funcionava.
El pare de l'obra va traçar lineas horàries de 6 a 6, però se'ns va equivocar en marcar les lineas horàries de 6 a 8; per a aquell llavors era igual, tots ho enteníem. Va marcar bé el sud amb el seu vertical al migdia, i va dibuixar un rectangle de colors, colors que es van mantenir fins a l'enderrocament de la casa, sent avui un lloc de pas.
Ja no està la "casa dels pollets", ni el rellotge. Tot pasa, que ens deia el poeta.
Creu Coberta 26.










15 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

¡Ay, la nostalgia! ¡Cómo nos envuelve y nos atrapa en sus redes! Y qué sería de nosotros sin estas añoranzas de un tiempo que se nos escapó de las manos.
Un abrazo, Miquel.

Anónimo dijo...

El secreto está en vivir más despacio que el tiempo.
Salut y Torico

Francesc Puigcarbó dijo...

temps era temps, tempus fugit, i els pollets ja han crescut i s'han emancipat.

car res dijo...

"Avicola",un titulo muy sugerente,hoy día impensable en un comercio de Barcelona.La entrada
muy común entonces,para obtener un poco de escaparate.Me ha gustado la foto.
Salud.

Tot Barcelona dijo...

Me mata la nostalgia...CAYETANO GEA...Me puede...eso no debe ser bueno
Un abrazote

BUrro ¡¡¡ amigo borrico ¡¡¡ ANÓNIMO sin máscara...¿ qué sería de mi sin ti ?
Un beso

Joder....FRANCESC PUIGCARBÓ..aixó passa de pressa...el temps es molt cabró..molt
Una abraçada

La foto es extraordinaria, CAR RES. No se de donde la ha sacado, pero es lo que era. Mira, porfa MIRA...el portal izquierdo . Si...el izquierdo. Verás un cable en medio de esa cristalera (la izquierda), que acaba casi a ras de linea con la superficie de lo que es el mostrador. Verás pollitos. Esa cosa rara en forma de sobrero chino es la lámpara encendida, día y noche, donde los pollitos se calentaban. Allí bajo la lámpara, dormían todos juntos,

Un abrazo...me acuerdo de ello

Francesc Cornadó dijo...

Hoy sería impensable un negocio como aquel, donde vendían pollitos, ahora -eufemismos que tiene la vida- los animales no se venden, se adoptan y los relojes son de cuarzo y las casas viejas ceden a la piqueta.
Salud
Francesc Cornadó

Tot Barcelona dijo...

jajajaja...Cierto FRANCESC CORNADó, hoy sería impensable un negocio como aquel, el tiempo no se mide igual, va más deprisa, y sin embargo las 24 horas siguen siendo los mismos minutos en aquellos tiempos que en estos.
Un abrazo con pollitos ¡

Fackel dijo...

Veo que todos tenemos recuerdos de los pollitos y su mantenimiento, pero ¿quién dijo pollitos? Ahora lo que se lleva en España son ¡cotorras! pero nada de bondad en ellas, y si no lean:

https://elpais.com/elpais/2018/06/03/ciencia/1528060036_486087.html

Soy un escéptico de las mascotas, creo que cumplen una función egoísta para muchos humanos, aunque sus propietarios presuman de amor a los animales, un eufemismo que les lleva a olvidar la relación con el animal inteligente y no necesariamente noble llamado hombre.

Pío, pío...

Rodericus dijo...

Recuerdo perfectamente la casa y el negocio. Si no me falla la memoria, aguantó hasta bien entrados los años noventa.

Y ahora un "kebab", manda uebos, como decía aquél tipo de infausta memoria y que está apoltronado en Londres, hasta que alguien lo remedie. Por cierto, parece que los del gobierno turco quieren enviarle una pierna humana sobrante conservada en hielo a través de UPS.

Pues como el "Kebab" de la foto sea como uno que conocí en Cornellá en cuanto a medidas higiénicas, se puede montar un buen "pollastre" a cuenta de alguna bacteria muy simpática apellidada "Coli".

Tempus fugit.

Tot Barcelona dijo...

Pio, pioo, FACKEL
Un abrazo

Tranquilo RODERICUS, el badulake ya no está. Ni el reloj, ha sido derribado y ha dado paso a una nuevo pasaje que va desde la calle Tarragona hasta Creu Coberta.
También desapericó con el derribo El rey de las gorras, que estaba al lado, y al que hice una entrada hace tiempo.
Salut

Tot Barcelona dijo...

En realidad FACKEL, no se dedicaba a la venta de pollitos para casas particulares en forma de mascota, sino que eran criadores y vendían toda clase de apetrechos para ellos. Jaulas, comederos, bebederos... Aquello estaba situado en lugar estratégico, y los agricultores, después de la venta en los mercados municipales de sus productos agrícolas volvían a sus orígenes pasando por allí, dado que era la salida natural de Barcelona hacia los pueblos citados. Era entonces cuando hacían la compra de los materiales para estos animales de granja y/o establo.
Por aquella zona y a unos 10 km a la redonda te podías encontrar con el Mdo de Sants, de Hostafranchs, de Sant Antoni, de la Boquería, del Ninot, del Carmen, de la Mercé ...además de innumerables mercados callejeros que se producían en torno de muchos barrios.
Los productos que cargaban estos agricultores eran de temporada, desde hortalizas (zona de El Prat) hasta fruta de hueso, peras y manzanas.
Evidentemente queda algo de aquello pero la edificación y la industralización ha acabado por hacer desaparecer lo agrícola.
Un abrazo
Un abrazo

Temujin dijo...

Alli en Barcelona no teneis ni idea de cotorras, conozco dos ejemplares, un macho y un hembra, que gracias a Fortuna ya no pueden reproducirse, son mi ex suegro y me ex suegra. Ellos solos ya son plaga..

13:14 Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.
13:15 Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.
13:16 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente;
13:17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.
13:18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre.

Tot Barcelona dijo...

Pero esos animales, TEMUJIN, no son de granja. Si, siii, nos puedes alegar que son bípedos mamíferos acostumbrados al campo, siii, vale, pero has de reconocer que aun siendo estabulados pertenecen al resultado de Hominidus erectus.
El gran Dios les dio el poder del habla y los marcó después con el número de la Bestia, el 666.
Bueno, profeta, te dejo con tus cábalas y adivinaciones, a ver si sale mañana en los ciegos ¡¡¡
Salut

Enric H. March dijo...

Vaig trobar la imatge de la casa dels pollets fa temps i per casualitat. No em facis dir on. Des de l'antic Hotel núm. 1 de l'Exposició del 29, quan hi havia oficines administratives, es podia veure l'interior de l'illa: el pati i l'estructura posterior de la casa era com el d'una masia.
En casos com aquest, Miquel, la nostàlgia es multiplica. No és només el tempus fugit, sinó el locus amoenus d'aquella infància. Recordo coses semblants a la casa dels pollets que permetien crear expectatives en la nostra ment. Si anàvem cap a la plaça Espanya, Hostafrancs o Sants acompanyant la nostra mare a fer encàrrecs segurament per obligació, passar per la casa dels pollets era gairebé com anar a les atraccions, o al parc, o al cinema. No teníem gaires coses amb què entretenir-nos.
Potser no és exactament nostàlgia, sinó identificar-nos en les coses que ja no hi són, i estirar del fil i veure que ens desfem com un jersei de punt.

Tot Barcelona dijo...

Cert ENRIC H MARCH.
Una abraçada, i gracies per la foto
Salut