YA NO TENGO EDAD DE COMPARTIR COSAS CON GENTE
QUE NO ME GUSTA. (Lluis Pasqual)

lunes, 5 de marzo de 2018

Nos dejamos las mitades de los negreros en el nomenclator de la ciudad...

Pere Mas i Roig era anomenat el 'Pigat' pel fet que tenia la cara plena de forats o marques, provocades per la verola que havia passat de petit.

EL Pais . Hoy :
En la ciudad de los prodigios que retrata Eduardo Mendoza, o sea, Barcelona, cabe desde hoy un episodio igualmente gracioso (por no decir grotesco), festejado con mimo por la compañía Comediants: la caída del Primer Marqués de Comillas, Antonio López y López, desde su imponente pedestal, camino del museo de estatuas con historia en la ciudad. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, no debió caer en ese contrasentido, cuando esta mañana se regocijaba de haber depurado al famoso empresario. Quien aparece ahora como (solo) un negrero no ha sido arrojado a las tinieblas exteriores de Barcelona, ni por supuesto al mar, sino que ocupará un espacio sobresaliente en un llamado Centro de Colecciones del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA). Lo visitan cada año muchos miles de catalanes.
Tampoco ha caído en la cuenta Pisarello, ni su alcaldesa Ada Colau, de que con el primer Comillas también ponen en la picota o mandan al infierno de la maledicencia a toda la alta burguesía catalana de los dos últimos siglos, que emparentó con los López de Comillas o mamó de sus tetas económica, cultural, política o socialmente con gran solemnidad y desparpajo (¿por qué no leen de una vez al gran Josep Pla?).


Pongamos algunos apellidos: los Güell en sus diferentes derivados (condes, vizcondes o baronías); los Bru y Martos; los Ferrer-Vidal y Parellada; los Jover y Sentmenat; los Beltrán y Musitu; los Malet y de Travy; los Ricart y Roger; en fin, los López, Güell o Bru bien casados por los siglos de los siglos entre sí o con los Senmenat y Senmenat, a su vez (o no) marqueses de Castelldosríus, o de Orís, o de Santa Pau, estos últimos solo barones, algunos de ellos (algunas, tanto monta) damas de la Reina Victoria Eugenia de España, o Grandes de España, y todos emparentados con una larga lista de apellidos, muchos de ellos, con el tiempo, menos encopetados.
Más. Uno de los Güell, Eusebi, casado con una hija del ahora defenestrado negrero, fue el principal benefactor de Gaudí (en Comillas lo dejó construir un llamado “capricho”, antes restaurante y ahora gran atractivo para turistas); el mismísimo don Antonio López tuvo como confesor a mosén Jacint Verdaguer y financió casas y palacios por toda la ciudad (también el suyo, en el Sobrellano comillano) con la firma de los arquitectos Doménech i Montaner y Joan Martorell, y a su único hijo, II Marqués de Comillas, Claudio López Bru, que murió sin dejar descendencia, los jesuitas lo quieren hacer santo (llevan décadas promoviendo el proceso de beatificación, sin resultado por ahora). Al parecer lo fue, o así lo parece, según sus contemporáneos: el elogio fúnebre a su muerte lo pronunció el cardenal Federico Tedeschini, levantó para la Compañía de Jesús en Comillas una imponente (ahora ruinosa) Universidad Pontificia, y de su propio bolsillo llevó a Roma en peregrinación a 13.000 de sus empleados para los festejos organizados por el Vaticano con motivo del vigésimo aniversario del pontificado de León XIII, papa entre 1878 y 1903 que siempre lo tuvo por amigo del alma.
El dinero, por supuesto. Los Comillas lo tuvieron para dar y regalar, pero no lo obtuvieron como negreros, sino como empresarios de envergadura excepcional y largo recorrido. En su conglomerado empresarial había barcos de transporte entre España, Filipinas o Cuba, a veces contratados por Estados Unidos a 100 pesetas por pasajero, pero sobre todo bancos (Hispano Colonial, Crédito Mercantil y Banco de Castilla), navieras comerciales como la Compañía Trasatlántica, empresas para construir ferrocarriles (Crédito General de Ferrocarriles), seguros (La Previsión), fábrica de tabacos en Filipinas… ¿Negrero? Pongámoslo entre comillas. Si lo fue, como tantos otros en el perro mundo, condenarlo al museo de los olvidos tantos años más tarde es una exageración impropia de personas intelectualmente equilibradas. Convendría no olvidar, en todo caso, que el libro Negreros y esclavos. Barcelona y la esclavitud atlántica (siglos XVI-XIX), editado por Icaria con textos de varios historiadores, incluye, entre otras familias barcelonesas enriquecidas con aquel sucio negocio, al tatarabuelo del expresidente de la Generalitat Artur Mas. Se llamaba Juan Mas Roig y era conocido en Vilassar de Mar como El Xicarró.
Visto desde Cantabria, el primer marqués de Comillas tiene sus sombras. No quiso, por ejemplo, que el ferrocarril llegara a su tierra porque con él vendrían las malas ideas. Pero no se pueden ocultar los méritos de un chaval de baja cuna que hace las américas forzado por las circunstancias, con un coraje poco común. En todo caso, Antonio López se ocupó de su pueblo y de la entonces provincia de Santander más de lo que creía que se lo merecían, hasta tal punto lo habían despreciado de joven y en sus inicios empresariales. Está documentado que lo que el primer marqués de Comillas quiso levantar en su pueblo, durante décadas conocido como la Villa de los Arzobispos, hoy ensimismado para turistas de verano, no fue una universidad pontificia para tres mil puericantanos llegados de todo el mundo, sino una escuela de Artes y Oficios a lo grande, como la que décadas más tarde levantó el franquismo en Gijón como Universidad Laboral. La escena debió ser memorable, y es cierta: muerto el Primer Marqués, dos jesuitas enviados desde el Vaticano le recuerdan al heredero el compromiso: una grandiosa Universidad Pontificia en Comillas. El hijo se extraña. Y protesta. “Mi padre siempre me habló de una gran escuela de Artes y Oficios, incluso dejó bocetos”. La palabra de Roma pudo sobre la de su padre. Santo súbito.
Retirada de la estatua de Antonio López, marqués de Comillas, este domingo en Barcelona. 

19 comentarios:

Júlia dijo...

Hi ha molta demagògia en tot això i poc debat seriós, crec que el Comillas té en contra seu aquesta vulgaritat de dir-se López, i si toquem els Güell haurem de tocar tot allò que porta el seu cognom. A més a més, ben bé que se celebren 'festes dels indians'. Val més que deixem les coses com estan però sembla que de tant en tant s'ha de fer algun 'gest' d'aquest tipus explicant la història al gust del consumidor progre del present.

granuribe50 dijo...

No estoy nada de acuerdo con esas cosas. Si empezamos así nos quedaremos sin medio Eixample, desmontando piedra a piedra el Palacio Güell y todos los edificios levantados en Barcelona y el Maresme con el dinero producto del esclavismo con el que se forró nuestra burguesía más conspicua, además de cambiar de nombre, por supuesto, el carrer Güell (en mi barrio) o el Park Güell (se podría llamar del 1-O o del 21-D, ya puestos).La historia es la historia, nos guste o no.

F. Puigcarbó dijo...

Amb Júlia, molta demagògia. També ho deien dels Vidal Quadras, fins i tot RIMBAUD va ser traficant d'esclaus, eren altres temps, una altra época unes altres circumstàncies, una altra moral.

Salut

Cayetano Gea dijo...

Como decía Eduardo Mendoza y recoge el artículo: la ciudad de los prodigios.
Un abrazo, Miquel.

car res dijo...

Aunque no entran dentro de la ley de Memoria Histórica,que implicaría una obligatoriedad.Entre
saber que fueron unos negreros y sumado a los mensajes subliminales de las fachadas del Ensanche,con todo tipo de exaltaciones al"amo benefactor y culto",resulta muy curiosa la Historia de nuestra ciudad.No destruir nada,que sirva para los curiosos,que saben leer(en el
sentido de interpretar),pero al menos cambiar algunos nombres,no está mal,aunque sea para no
premiar.
Saludos.

Tot Barcelona dijo...

"... Val més que deixem les coses com estan però sembla que de tant en tant s'ha de fer algun 'gest' d'aquest tipus explicant la història al gust del consumidor progre del present...."
Estic d´acord, JÚLIA. Sense cap mena de dubtes. Salut

Ya digo, GRAN URIBE que nos estamos dejando gran parte del nomenclator ...y espere cuando lleguen a Vilassar de Mar...de allí hay que borrarlo todo.
Un abrazo

Ahhh pero queda fenomenal FRANCESC PUIGCARBó...fa de bon miñó i bons ciudatans ¡¡¡ i a mes ja temin al dolent, el Lopez¡¡¡
Salut

Lo mesmo ¡¡¡ CAYETANO GEA
Salut

jejejeje...debríamos cambiarlo todo, CAR RES...todo lo que nos disgusta...¡claro¡, lo que nos gusta hay que dejarlo... En esto se meten en camisa de once varas, creo que el Sr Pisarello es un posturista tipo Pinito del Oro, y le va la marcha, poca idea tiene de lo que verdaderamente pasó. Y si se ha de cambiar hay que hacerlo con un par, porque hay que cambiarlo casi todo...es nuestra historia y no hay otra.
Un abrazo
salut

Francesc Cornadó dijo...

Si tenemos que derribar todo lo que leva sangre en sus cimientos nos quedaremos con un país aplanado. El Eixample está cimentado en gran parte sobre el negocio de la trata de esclavos. Unos individuos sin escrúpulos, desobedeciendo la ley fueron esclavistas con látigo y otros prevaricando financiaron expediciones que produjeron grandes beneficios, Entre los primeros encontramos a "El Pigat" y otros antecesores de Artur Mas,(léase el libro que menciona Eduardo Mendoza) y entre los segundos encontramos los Vidal Quadras, los Güell, los López, etc. Entre la burguesía catalana no quedaría títere con cabeza.
Ya sé que no debemos juzgar con la moral actual unos hechos que ocurrieron en otros tiempos, sí, pero en el caso de los negreros de Cataluña debemos decir que cuando llevaban el látigo en la mano, la trata estaba PROHIBIDA, sabían que estaban haciendo mal y lo hacían, igual que ahora.
No creo que debamos derribar lo construido, pero sí que debemos edificar una cultura histórica que nos permita conocer la verdad de las cosas. Así, conocedores del origen de muchas fortunas, muchos, de esos que se llenan la boca con las palabras de "libertad" o de "democracia", se callarían y avergonzarían o por lo menos, rebajarían su soberbia, y quizás, si tuvieran vergüenza o un poco de integridad dejarían de hacernos creer que son más que los demás y diciéndonos a toda hora que ellos nos llevarán por la senda de la democracia y el bienestar universal. En vez de derribar, debemos saber quien es quien y evitar el prejuicio inculto del que hacen gala los responsables del Ayuntamiento que no saben donde meten la picota.
Abrazos
Francesc Cornadó

Tot Barcelona dijo...

Copio, pego y hago mío:
"...Así, conocedores del origen de muchas fortunas, muchos, de esos que se llenan la boca con las palabras de "libertad" o de "democracia", se callarían y avergonzarían o por lo menos, rebajarían su soberbia, y quizás, si tuvieran vergüenza o un poco de integridad dejarían de hacernos creer que son más que los demás y diciéndonos a toda hora que ellos nos llevarán por la senda de la democracia y el bienestar universal..."

Salut FRANCESC CORNADó

Mª Trinidad Vilchez dijo...

muchas fortunas las hicieron con negros esclavos, y llegaron triunfadores con sus grandes fortunas y así nos fue todo, lo del LOPEZ el negrero es como muchos otros catalanes que fueron negreros de los esclavos depués de su abolición, lo de la COLAU, es gastar dinero donde no lo hay, y compersar sus despeses de alguna forma, hay muchos más NEGREROS, en Barcelona...!!!
Un besazo amigo. BESOS.

Rodericus dijo...

Es una acto consecuente con la visión infantiloide del mundo y de la historia que tienen las nuevas izquierdas.

Pura ignorancia de la historia la de estos chicos, a su vez votados y jaleados por mas ignorantes.

Ya he comentado aquí en otra ocasión que no podemos juzgar los hechos del pasado y su contexto, con la visión del siglo XXI. Al mismo tiempo que Antonio López amasaba su imperio comercial, en la fábricas catalanas los obreros trabajaban jornadas de doce y catorce horas diarias. Se empleaba mano de obra infantil, críos de seis, siete, ocho años de edad, trabajaban esas mismas jornadas limpiando y ajustando telares a cambio de su comida prácticamente.

Eso sí, esos obreros y esos niños eran completamente libres... de morir de inanición si no trabajaban a ese ritmo y por una mísero jornal.

Si hemos de limpiar la ciudad de nombres "indignos" según nuestro criterio actual, ya podemos cambiar todo el nomenclátor de las calles, y substituirlo por números a la manera del centro de Nueva York.

¿ Por cierto, para cuando cambiarle el nombre a la calle dedicada a Sabino de Arana, un racista de "manual" ?.

Salut.

Tot Barcelona dijo...

Mucchos MTRINIDAD ¡¡ y hoy en día también.
Un beso.
salut ¡

Buena pregunta la última, RODERICUS ¡¡¡

Y si, he estado algún tiempo en La Plata, que es la capital DF de BsAs, y allí todo iba por números, y funcionaba, al menos en aquel entonces.
Salut

Chordi dijo...

Estoy triste y abatido, no se si subir un post y sacarle los colores a la sra-Colao compi del sr.Picharel.lo o irme a dormir a ver si cuando despierte todo haya sido una pesadilla cupera. Bona Nit !!

AMAJAIAK dijo...

Yo flipé cuando lo oí...Fiesta de despedida del Marqués de Comillas. No me ha parecido bien.
Contrariamente a su repulsa, el Palau Moja es espacio de promoción del patrimonio cultural de Catalunya...
Por cierto curiosidad, Comillas fue la primera población con alumbrado eléctrico público en España.

Tot Barcelona dijo...

Esto llevará para tiempo, CHORDI, para mucho tiempo. Hay que ir haciéndose a la idea. En el Ay untamiento van todos contra todos, al igual que entre los soberanistas.
No saben gobernar para todos, sino para solo quien les ha votado, pero eso hace que cada mes tengan nómina. La Visa y el coche oficial les ha podido.
Somos simplemente un hazme-reir.
Salut

Y yo AMAJAIAK, cuando he visto que Els COMEDIANTS se han hecho pertícipe de la jugada porque cobran del erario, también flipé.
La dignidad no se mide por el postureo, se mide por las obras.
Un abrazo
salut

Temujin dijo...

“El hombre andaluz no es un hombre coherente. Es un hombre anárquico. Es un hombre destruido. Es, generalmente, un hombre poco hecho, un hombre que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. De entrada, constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España. Ya lo he dicho antes. Es un hombre destruido y anárquico."
Pujol

Heribert Barrera
«En América, los negros tienen un coeficiente inferior al de los blancos».



Esto es lo que se llama "humanismo", supongo que nadie de "su palo" ha condenado estos despropositos, más infantiles e ignorantes en su planteamiento, que dañinos.

Aquí lo que falta es cultura histórica y sobran idiotas con mando en plaza.
Es curioso ver como se acusa de imperialismo a la España que fuimos todos del siglo XVI-XIX y se adora a los romanos, que esos ni eran imperialistas, ni fascistas... lo dicho, mucho idiota.

Un saludo

Tot Barcelona dijo...

Un saludo, TEMUJIN...desde el otro lado del Arlanzón.
Salut

AMALTEA dijo...

Cómo les gusta a algunos hacer patochadas, si quisieran -de verdad- sacar todas las referencias a las actividades esclavistas de la burguesía catalana, habrían tenido que empezar por demoler edificios enteros del paseo de Gracia y aledaños. EN fin...

Abrazos

Tot Barcelona dijo...

jejejeje...Cierto, AMALTEA.
Un abrazo

Lluís Bosch dijo...

Muy buen artículo, Miquel. Hay que contar esos episodios. Más de uno debe pensar que el único malo fue López (con ese apellido es más fácil acusarle, hoy en día) y que, quitando su estatua, eliminamos el mal.

Te recomiendo un libro (aunque es más gordo que el de Petete): "El imperialismo catalán", del profesor Enric Ucelay da Cal. Lo vas a disfrutar.