Todo lo anónimo lleva firma, la del miedo. (Cosecha propia)

domingo, 31 de julio de 2016

Una explicación de la prosguerra a pie de calle. Compañía General Eléctrica.

Compañía General Eléctrica

Energía Eléctrica de Cataluña se constituyó en Barcelona, el 18 de noviembre de 1911, por impulso de Emili Riu, quien a través de su cuñado, Cristóbal Massó, había obtenido una concesión hidráulica en la Vall Fosca.1
Al no encontrar financiación en España, Riu tuvo que recurrir al capital extranjero para la constitución de Energía Eléctrica de Cataluña. En especial, de la Compagnie Générale d’Électricité francesa, que aportó 4.700.000 pesetas en acciones del capital inicial de la sociedad. Otras 3.700.000 pesetas pertenecía a la Société Suisse d'Industrie Electrique (INDELEC) y el resto de acciones quedaron, en su mayoría, a manos de Riu y Massó.1
En los primeros años la actividad se centró en la construcción de centrales hidroeléctricas en la Vall Fosca y, en concreto, en la cuenca del río Flamisell y en su cabecera, los lagos de Cabdella, un complejo sistema formado por 27 lagos de origen glaciar, situados a más de 2000 metros de altitud. La obras de la central de Cabdella se iniciaron en 1912 bajo la dirección de la compañía suiza Locher et Cie. En 1914 la central entró en servicio con cuatro de las siete turbinas proyectadas; al mismo tiempo también se puso en funcionamiento, parcialmente, la línea de transporte a Barcelona, con una tensión de 80 kV.1
De forma paralela a las obras de Cabdella, en 1912 Energía Eléctrica de Cataluña inició también la construcción de una central térmica de carbón en San Adrián de Besós, junto a la desembocadura del río Besós. Se conectó a la red el 23 de marzo de 1913. Aunque el proyecto inicial contemplaba ocho turboalternadores, entró en servicio únicamente con dos, con una potencia total de 7,5 MW cada uno.
A finales de 1912 Energía Eléctrica de Cataluña realizó una ampliación de capital, que suscribió completamente Barcelona Traction, que hasta ese momento era su gran competidora en el mercado eléctrico catalán. De este modo, «la Canadiense» se hizo con el 49% de Energía Eléctrica de Cataluña y situó a seis de sus ejecutivos -entre ellos Frederick Stark Pearson- entre los trece miembros del consejo directivo de la compañía. Este hecho puso fin a la guerra de precios entre ambas compañías, pactando unas tarifas monopolistas y repartiéndose territorialmente el mercado catalán, de modo que Energía Eléctrica de Cataluña se quedó el sector nordeste. Así mismo, las dos compañías firmaron un acuerdo para comprarse los excedentes de producción.1
Energía Eléctrica de Cataluña continuó con la construcción de centrales de salto, que aprovechaban los grandes desniveles de la cuenca del Flamisell. El segundo salto, la central de Molino, se empezó a construir en 1916 y se conectó a la red en 1919. Un tercer salto, a la altura de la Pobla de Segur, se construyó entre 1918 y 1919.
La actividad expansiva de la compañía se detuvo a partir de 1919, debido a las deudas acumuladas con sus inversores: 21.500.000 pesetas a la Compagnie Générale d’Électricité y 7.800.000 a la Société Suisse d’Industries Électriques, entre otros acreedores. Finalmente, en 1923 Barcelona Traction se hizo con el control de Energía Eléctrica de Cataluña, tras adquirir las participaciones de su accionista mayoritario, la Compagnie Générale d’Électricité.1 El sistema de producción y transporte de ambas compañías quedó integrado a través de una nueva sociedad, Unión Eléctrica de Cataluña.
En 1948, en una controvertida operación, el grupo Barcelona Traction, formado por un conglomerado de empresas que incluían Energía Eléctrica de Cataluña, fue declarado en quiebra y todos sus activos fueron adquiridos por Fuerzas Eléctricas de Cataluña (Fecsa), sociedad impulsada por Juan March en 1951. En los años siguientes Fecsa llevó a cabo una política de simplificación del complejo entramado empresarial de la antigua Barcelona Traction, que supuso la disolución de la mayor parte de sus filiales. En esta línea, Energía Eléctrica de Cataluña fue absorbida por Fecsa en 1957.2

10 comentarios:

Francesc Puigcarbó dijo...

osti tu, a fer samarretes ja!, seràn samarretes amb història. 'me las quitan de las manos, oiga'

http://fransiscup.blogspot.com.es/2016/07/moda-low-cost-camisetas-estampadas-con.html

Tot Barcelona dijo...

Jejejejejeje que siiii FRANCESC
Samarretes Franciscus ¡¡¡les millors ¡¡¡

Salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Mucha historia y de la buena, muchas gracias Miquel.
Qué bueno lo de Francesc, ja,ja,ja levantarse y con humor, un beso, buen domingo.

car res dijo...

Te ha faltado acabar la historia,FECSA también quebró,sus acciones fueron suspendidas de Bolsa,Que yo me acuerdo porque tenía unas pocas.Nació una nueva empresa con los activos de
Fecsa,Enher,Sevillana....Que se llama ENDESA y sigue la historia de nunca acabar, lo digo por
que actúa de monopolio encubierto,sin derecho a protestar sus recibos,porque te la cortan,li
teralmente.Y eso no lo arregla ni la Colau.
Saludos."ben"

Tot Barcelona dijo...

Si, los domingos hay que levantarse de buen humor MTRINIDAD
Un beso

Si BEN, esa es la historia. Pero con referencia a la tapa, verás que pone PC en su parte inferior, y no consigo descifrar a que se debe, porque es de las pocas que hay con esas iniciales. La C podría referirse a Cataluña, ¿ pero la "P" ?.
Te aseguro que todo es historia en la ciudad, y que no hay que ir bscando Pokemons para apercibirse de ella, como he leído hoy en La Vanguardia. Ya lo sabes, por supuesto...Creo que nos están volviendo tarumbas.
Un abrazo

Fackel dijo...

"La política es la arquitectura completa, incluso los sótanos". Eso dice la cita de Ortega que pones de subcabecera. Una corrección (pedante de mí, ¡al gran Ortega y sus sombras!) al aforismo: Más que nunca es hoy la política una arquitectura de sótanos, subsuelos y cloacas, sobre los que no sabemos si se levantan alturas. Más bien pisos de trampa y cartón. Así que poco de completa tiene. Todo se mueve en el subsuelo ¿de las ratas?

Disculpa mi disgresión del tema de hoy, pero es que no podía reprimirme.

Rodericus dijo...

La historia de FECSA no es otra que la historia de este país tras la guerra civil.

A Juan March alguien le llamó "el último pirata del Mediterraneo" y no le faltaba razón.

Financiar al "alzamiento" y a Franco, y conseguirles petróleo norteamericano para mover su ejército le valió tener patente de corso una vez acabada la guerra para apropiarse de las empresas que ambicionaba, y así sucedió con FECSA y con Transmediterranea.

De vulgar contrabandista y delincuente, a honrado financiero y "padre de la pátria".

Un abrazo.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

https://plataforma.quieroauditoriaenergetica.org/blog/14-categoria-blog-1/157-engano-comision

Tot Barcelona dijo...

Has hexho bien FACKEL
Salut ¡¡

jejejeje...y tanto RODERICUS, algún libro hay que trata sobre el tema, si.
Pero ya ves, cuanto más se roba más famosete eres y si además eres político ya ni te digo.
Un abrazo

Estos son los piratas modernos, MTRINIDAD, y el consumidor verdaderamente está indefenso.
Un abrazo
salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

https://plataforma.quieroauditoriaenergetica.org/blog/14-categoria-blog-1/157-engano-comision

No está indefenso,leer este enlace y veréis que solución, más sencilla, besos Miquel.