TODOS SOMOS PERDEDORES, SÓLO ES CUESTIÓN DE TIEMPO DESCUBRIRLO.

lunes, 20 de octubre de 2014

La casa de las lagartijas

En la calle San Jacinto (sic), en el barrio de la Ribera, hay una casa esquinera que da al Mdo de santa Caterina.
El decorador del edificio le ha puesto una brizna de humor, y ha dejado su nota personal que no desmerece el conjunto

Al carrer Sant Jacinto (sic), al barri de la Ribera, hi ha una casa que fa cantonada i que dóna al Mdo de santa Caterina.
El decorador de l'edifici li ha posat un bri d'humor, i ha deixat la seva nota personal que no desmereix el conjunt





17 comentarios:

Allau dijo...

El turismo de masas mata el vecindario. Es lo que dice el lagarto y algo sabrá por viejo.

F. Puigcarbó dijo...

M'graden les sargantanes, i queden molt bé com senzill objecte decoratiu. A més els dec una disculpa, els hi havia tallat moltes cues de petit.

salut

Miquel dijo...

Muy buena la observación...Si señor
Salut ALLAU

ostres..i jó FRANCESC..i jó.. ¡¡
Salut

Temujin dijo...

Cuando era niño era el campeon de coger lagartijas, mi record fue 43 en una tarde, nunca las mataba, las cogia y al final de la tarde las soltaba. Mi cuadrilla y yo nos erigimos en "Caballeros defensores del Lagarto".
Son animales tremedamente necesarios.
Y ponerla en la pared me parece un nota de originalidad y buen gusto, la verdad.

Galderich dijo...

Senzillament genial. Un petit detall i endavant!

ben dijo...

Que no me toquen las lagartijas de mi jardín,que las cuido con mimo.Ese
es el mensaje a los nietos.Pero esa decoración de la fachada...Los "lagar
tijas",seguro que llaman a sus habitantes.¡No!
Saludos.

Enric H. March dijo...

En els pobles estan vives.

Miquel dijo...

TEMUJIN...te falta la capacidad de negociación del Ex-honorable Pujol...
Él las hubiese vendido.
Salut

I tant GALDERICH
salut

Contigo BEN...
Un abrazo

Ahhh els pobles ¡¡¡
ENRIC H MARCH...Barcelona és un poble una mica gran...res més.
Salut

Jesús pececillo dijo...

El tripartido se a cargado todas las lagartijas, la del edificio debe ser la ultima de la fila , si este gobierno no se a preocupado de conservar los edificio de nuestro patrimonio como lo va hacer con dos lagartijas? salut

Miquel dijo...

También tendrá algo de culpabilidad los vecinos de la escalera ehh?? JESÚS PECECILLO...
No toda la mierda para quien nos gobierna, que está hasta los sobacos, lo se, pero en los inmuebles la responsabilidad recae sobre el presidente de la escalera y de ahí al gestor del edificio.
Venga, que esto sólo es el principio.
Un abrazo JESÚS PECECILLO

Jesús pececillo dijo...

Miguel todos tienen culpa , la escalera se tiene que barrer diario ,no cada cinco meses,salut

Miquel dijo...

Correcto JESÚS PECECILLO¡
Un abrazo

Francis Black dijo...

Las de blanco son turistas ? Me gusta la lagartija trepadora.

Miquel dijo...

Creo que los únicos autóctonos son las lagartijas ¡¡¡ FRANCIS BLACK ¡
Salut

AMALTEA dijo...

A ver si cunde el ejemplo y salen las lagartijas de paseo por los muros de las casas.Son prodigiosas nuestras antepasadas más lejanas, se regeneran -aunque solo sea la cola-y siempre intentan pasar inadvertidas. Criaturas encantadoras.
Un abrazo

AMAJAIAK dijo...

que gracia!! está en todos los pisos

Truleng dijo...

Qué bueno! Voy a contar la historia hombre. Hace unos años estuve en paro y me quedé sin dinero para reyes, así que no pude hacerles regalos a mi familia. Se los hice a partir del día 10, y como los reyes ya habían pasado, les dije que por mi casa pasaban los Hombres Lagarto, unos seres que viven debajo de las camas y se alimentan de pelusas y blablabla. A mi padre le hizo mucha gracia, y al bonsai que le regalé lo bautizó como "Lagartijo". Aquella coña se convirtió en tradición y ya llevamos unos 10-12 años celebrándolo. Es estupendo, porque los hombres lagarto vienen cuando empiezan las rebajas. Luego mi padre fue un poco más lejos y, al jubilarse y desperezar el artista que lleva dentro, un día le dio por hacer lagartijas de escayola y pintarlas a mano (en Segur de calafell hay una casa llena de lagartijas iguales que estas). A mi me regaló unas cuantas, y como no sabía qué hacer, y por otro lado, en este edificio somos todos amigos, las repartí y cada uno se puso una en el balcón. Porque sí, porque mola. Y ya está. Viva los hombres lagarto.