No queda nadie en España que un buen talón no pueda comprar.
(Alfonso Guerra)

viernes, 14 de marzo de 2014

Banderas y religión.

Desde la Facultad de Filosofía, en el cuarto piso, se puede observar la cúpula de la torre de Santa María del Pí. Y dentro de la Facultad de Filosofía, todo induce a pensar. Y pienso que  la religión es un bien universal que no permite trapos ni estandartes. Se podría aducir que el Vaticano tiene su propia enseña (otro fracaso universal) pero esta no representa que nosotros creamos en el Vaticano, sino en la religión que emana de allí, donde se nos inculca se puso la primera piedra;  y nuestro Dios peninsular, católico a todas luces y por toda fuerza, no es exclusivo de nuestro país.
Los disfraces de falso patriota siempre han marcado a la iglesia. Son los mismos que dejaron se acuñara aquello de : " Caudillo de España por la gracia de Dios". Hoy, como ven, bailan al son del poder como lo han hecho desde su creación, de la mano de Constantino.
Política y religión jamás deben de ir unidos. La mayoría de las guerras, las propias y las extrañas,  van acompañadas de masacres por amalgamar las dos cosas.
Me pregunto que bandera harán flamear si algún día, espero que lejano, reine sin descaro quien hace tiempo que lo hace, el Rey de las Tinieblas.

Des de la Facultat de Filosofia, en el quart pis, es pot observar la cúpula de la torre de Santa María del Pí. I dins de la Facultat de Filosofia, tot indueix a pensar. I penso que la religió és un ben universal que no permet draps ni estendards. Es podria adduir que el Vaticà té la seva pròpia ensenya (un altre fracàs universal) però aquesta no representa que nosaltres tenim que creure en el Vaticà, sinó en la religió que emana d'allí, on se'ns inculca es va posar la primera pedra; i el nostre Déu peninsular, catòlic sens dubte i per tota força, no és exclusiu del nostre país.
Les disfresses de fals patriota sempre han marcat a l'església. Són els mateixos que van deixar s'encunyés allò de : " Cabdill d'Espanya per la gràcia de Déu". Avui, com veuen, ballen al són del poder com ho han fet des de la seva creació, de la mà de Constantino. 
Política i religió mai deuen anar units. La majoria de les guerres, les pròpies i les estranyes, van acompanyades de massacres per amalgamar les dues coses. 
Em pregunto que bandera faran flamejar si algun dia, espero que llunyà, regni sense descaradura qui fa temps que ho fa, el Rei de les Tenebres.






10 comentarios:

Gemma dijo...


La razón es un instrumento humano que solo sirve para destruir la fe. La supremacía de la razón sobre la fe anula la esencia misma del fascismo que es la fe sobre la razón. El fascismo no quiere dar razones ni tener razón sino imponer sus opiniones. Es el derecho de no tener razón. Es la razón de la sinrazón. Ortega creía que en el fascismo no hay razón solo fe... Cuando el Héroe trasciende a piedad por los débiles, trasciende a cristianismo, a catolicidad, a eternidad...

Política debería ser razón.
Religión debería ser fe.
Y Democracia es parlamento lo cual significa convivir con el enemigo :D

Sobre las banderas creo que solo sirven para distinguir bandos y enfrentar a los abanderados. Seda y metal. Piel y mástil. Muchas razones y por tanto ninguna verdadera...

Salud.



Miquel dijo...

Excelente exposición GEMMA, Excelente. Y en este caso , el aparado de " Religión solo debería ser fe ", es el adecuado.
me viene a la memoria lo de Yugoslavia, quizá por más cercano, entre bosnios (musulmanes), Croatas (católicos ) y servios. Y las matanzas en el nombre de cada Dios y bajo las diferentes banderas que se cometieron allí.
Por eso, GEMMA, encuentro poco afortunado el colocar cualquier estandarte político en cualquier edificio religiosa.
Gracias por la exposición tan bien llevada de Ortega . Salut

Miquel dijo...

PD. Por razones particulares no podré contestar hasta el lunes.
Pido disculpas, ni ponerme en los blocs que suelo visitar y de los que tanto aprendo.
Salut

ben dijo...

Ya vés mi vecino,colocó su bandera en su ventana y se ha olvidado de ella,ahora golpea una y otra vez con el viento,de plástico es.Obsesionado estoy con el ¡plaf¡plaf¡Y cualquiera le dice que la retire o al menos la cambie por una de trapo.Madre mía lo que nos toca que aguantar,todo sea por la convivencia.Con lo práctico
que es llevar la bandera de uno en
su corazón o al menos en la cartera.
Saludos.

Anónimo dijo...

Te doy la tazon ben . T escribo fesde el movil y esto es una locura..
En fi. Salut .miquel

Jesús pececillo dijo...

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos....

La religión dentro del estado es un atropello contra el estado de derecho y individual la luna puede ser mi dios pues a si yo lo elijo como ser libre que lo soy por derecho natural yo elijo nacer o morir dentro de mi madre.salut

Josep dijo...

Miquel, buen tema, muy bueno, pero dificil de contestar a no ser que se sepa resumir tan bien como lo hace GEMMA. Yo no tengo tanto miedo a las banderas siempre y cuando las conozca. --que por cierto son muchos los que hablan mal de ellas y tendré que repasar mis ideas--. Quizás soy yo quien va a contracorriente. Si hablamos de la iglesia del Vaticano por supuesto que no me gustan las suyas pero no veo que sea la bandera, veo sus gentes, Rouco y compañia. Es posible que algún dia el papa Francisco tenga la suerte de que todo cambie y sea como la que deseamos todos.
Las cosas de Dios no son de este mundo, pero las de la Iglesia están bien asentadas en el asfalto donde pisamos. Y en ese quehacer terrenal, los hay que hacen alta humanidad [para mi (y lo digo siempre) la Teología de la Liberación y otros baja política o asquerosa política. Ni el común eclesial puede juzgarse por las proclamas incendiarias de sus ultras, ni quedan excusadas por el buen hacer de tantos creyentes. La Iglesia lo engloba todo, tanto las grandezas de sus grandes personas como las miserias de los miserables que hablan en su nombre. Y la bandera es la misma, los que cambian son los hombres.

[Perdón por la extensión. Hacia dias que no podia pasar y ahora parece que me "desfogue"]

Salut.

AMALTEA dijo...

Nada que añadir a tu entrada y al comentario de Gemma. Siglos de connivencia con el poder y no han aprendido nada.
Aún no se han percatado de que el poder civil sirve -o debería servir- a todos los ciudadanos sean la que fuere su creencia y origen.
Y la religión es un ámbito privado y personal, en el que las banderas y consignas políticas sobran, de lo contrario estaremos ante la versión católica de las repúblicas islámicas, en las que el poder político y religioso son uno.

Miquel, espero que regreses con bien.Un abrazo.

Gemma dijo...

Ortega es el excelente!!! yo solo hice bien en traerlo y me alegro de que os haya parecido adecuado a vuestras ideas.

Estoy pensando que puedes hacer con el plaf-plaf Ben :D

Anónimo dijo...

Os respondere lunes .gracias por comentar
salut
miquel