El cerebro es una fábrica de excusas.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Breve historia de Luis







     Fue Celin la que me dio un toque de atención. Hizo que mí mirada recayera sobre la de Luis.

     Físicamente se le podían otorgar 60 años, mentalmente era un adolescente, pero su cronología no superaba los 40.

    Aquel día no amaneció propicio para que Luis tomara un bocado, aún así, y sin saber lo que le sucedía, Celin, la monja encargada aquel mes del comedor de Teresas de Calcuta, le insistía. Como no conseguía hacerle hacerle ingerir nada, reclamó de mis servicios. En realidad, Celin tenía prisa, era el primer turno de los otros dos que tendrían que venir. Los de las once trenta estaban a la espera en el portal, y todos sabemos que con el estómago vacío, la paciencia se convierte en ira.

     Luis habita en Barcelona. Su casa es tan grande que va desde el Besós hasta el Llobregat, y desde la  sierra de Collcerola hasta la Mar Bella. Su salón comedor lo situa en el Arc de Sant Agustí, y el living en la Plaza del Pedró. Por lo referente al dormitorio, Luis tiene sus bártulos en un recodo de la Plaza Dels Ángels, al abrigo del tiempo.

     Luis nunca ha sido amigo de sus amigos, por el sencillo hecho de que no los tiene. Solo es compañero solidario de las penas de los demás, que al fin y a la postre, son más o menos las mismas de las que disfruta él.

     Apareció en Barcelona sin saber porqué en los albores del 2002 desde la lejana Nicaragua. La ilusión de un futuro mejor y un presente confortable le empujaron a ello. La llegada de fotos de sus congéneres a su tierra natal de aquella Barcelona post-olímpica hizo el resto. Pero nadie le dijo que Barcelona era una ciudad donde no era lo mismo pasearla que vivirla. Eso lo averiguó mucho mas tarde.

     Allá en Managua, dejó mujer y tres hijas, todas a la espera de las noticias mensuales. Estas no eran más que trescientos euros y unas cuantas fotos.  De la reunificación nunca hablaron, aunque los dos deseaban hacerlo. Por lo que parece, él no era reacio, pero jamás se encontró preparado. Los precios, la situación y las dudas sembraron unas minas mentales que jamás se vio con fuerza para superar.

    Luis sabe que hay mucha soledad en compañía. Lo mismo que le sucede a él, le sucede a la mayoría de sus congéneres que deambulaban en busca de un mañana más prometedor que el día de hoy, pero que intuyen de que el mañana se les acabó la semana pasada.

     Para él, que ya había pasado cinco años desde la última carta recibida en una dirección fija, y donde la relación con su familia se había convertido solo en memoria, el 2008 marcó el inicio de su declive.

    Dejó de enviar dinero porque empezó a desconocerlo, y dejó de escribir porque no tenía ilusión. E intentó olvidar porque no soportaba el hecho de lo primero.

    La conciencia es una enfermedad que solo puede curar la religión, pero Luis es ateo. Así que en su lugar intentó apaciguarla con vino de garrafa. A partir de aquel entonces empezó a vivir un estado de desesperación tranquila.

    Aquel día Celin tenía prisa;  los de las once y trenta también.

    Me costó convencer a Luis de que comiera, aunque solo fuera un par de cucharadas. No lo conseguí. Le ayudé a levantarse y nos despedimos con un abrazo.

    Hace un par de semanas que no le veo y tampoco me dan noticias suyas. Sus pertenencias, si es que a un carrito de la compra relleno de trapos y periódicos se les puede llamar como tal,  están semivigiladas por Chavo, Manuel, Federico, El Potro, Mariano y Domingo.

     Luis conoce la ciudad. Debería de saber que Barcelona ya no es lugar para bolsillos vacíos.

   

   










15 comentarios:

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

no por sabida, deja de ser una historia que cala el corazón
salut

Mª Trinidad dijo...

http://goo.gl/maps/d2hTP

Es una PENA, parte el corazón la historia de este señor, igual está en algún hospital , espero que no le pase nada peor de lo que ya le está pasando...
Ahora no puedo decir nada más, vengo de cenar con unos amigos y subía muy felíz porque un vencejo caminaba hacia el parking y lo he cogido, el animal se ha dejado y en el parque Muntarolas lo he lanzado y ha volado y me he puesto a llorar de alegría, mira ni me he cambiado y esta triste historia me parte el alma.
Abrazos.

Chordi dijo...

Cada día tengo que pasar por la esplanada del forat que han hecho derribando las casas que antes fueron viviendas de vecinos entre Ferlandina y Montealegre, cada día veo el carrito de supermercado lleno de restos polivalentes de humanos en precario,y cada día constato que ya hay un par de mujeres con el grupo, apenas nos miramos,y no deja de descorazonarme la situación, ellos con sus Don Simon y ellas pidiendo un cigarro dos diferentes formas de adición.
Me he preguntado ¿como se llega ahí en este estado, que esperan, como saldran? Yo suelo cruzar el descampado a paso ligero y ellos ni siquieran se aperciben de mi transito.
Cuando vuelvo a pasar suele haber cambiado el panorama, mezclados entre los turistas y los patinadores cuesta diferenciarlos,otra vez veo el carrito de supermercado,limpian sus platos con papeles y el de la pluma (suele llevarla en el sombrero) suele iniciar una partida con un ajedrez....
Al día siguiente vuelve todo a repetirse, los mismos actores, el mismo teatro,y el mismo espectador.
El lunes será diferente

APU dijo...

Hola Miquel.
Espero que Luis vuelva pronto por lo menos ahí hay personas que se preocupan, recibe comida y tiene vuestro cariño.
Un abrazo solidario desde "la zona mileurista" que nadie se deje engañar por el titulo, este blog abarca a todos los niveles de la sociedad con la denuncia de todas y cada una de las injusticoas y engaños de este mundo que nos ha tocado vivir y por la lucha de los derechos y la dignidad de todas las personas.
Un saludo

Francesc Puigcarbó dijo...

hi ha molts Lluis a BCN Miquel,i més que n'hi haurà. A SBD també hi ha les monges de la mare Teresa de Calcuta, qie fan una gran tasca ajudant Lluïsos.

salut

Miquel dijo...

OMAR : Luis es peculiar...Y hace dos semanas largas que no le veo por la Barcelona que los dos conocemos...no se..no se. Salut

MTRINIDAD : Es una como la de tantas...como la de tantas...salut i bon día...

CHORDI : El de la pluma, de vez en cuando aparece a la comida de las 11,30, con su sombrero de alas marrón...Yo tampoco se como se llega hasta ese final. Pero cada vez más se apuntan a la fila....Salut

APU : Hace 10 años se podía sobrevivir en la calle, hoy no. Hoy son muchos los que criban los containers, los que piden y los que se aposentan a los servicios sociales, por eso lo de Barcelona al final de la frase...Hoy es casi imposible sobrevivir...Un abrazo...

FRANCESC : Una abraçada, em consta de que a SBD el centre de T d C té al menys sís membres i traballen força....Salut. Cuidat molt ¡¡

c.e.t.i.n.a. dijo...

A ningú li agradaria tornar a casa com un fracassat. Recordeu les históries dels indians arruïnats que tornaven a Catalunya amb només una guayabera i un lloro com a patrimoni: la gent a sobre se'ls mirava malament per que no havien fet fortuna! Res ha canviat. Tenim més coses però som tant miserables com abans

Miquel dijo...

D´acord, CETINA...

Josep dijo...

Miquel, no desesperes, no pierdas la esperanza. Estará en un hospital y aun no han dicho nada. O no pueden porque no saben siquiera que tiene un nombre.
Miquel,lo volverás a ver, tu más que nadie sabe que "los" Lluis caminan por ciudades alquiladas arrastrando su carrito, teniendo la sensación de que en todas partes sobran.

Salut.

Miquel dijo...

Mañana lunes me enteraré de algo, porque espero ver a alguien de su "territorio" en el comedor, veremos...salut JOSEP

Neus. La meva Barcelona. dijo...

Qué duro es escuchar la historia de alguien en concreto y no de todos en general. Yo no sabría sobrevivir en estas condiciones y entiendo que necesiten vino y otras cosas pq cuando la esperanza se pierde el vacío que deben sentir 24h al día debe ser lo más doloroso que uno puede soportar.
Muy triste tu post hoy Miquel, muy real.
Un petó!

Josep dijo...

Neus. La meva Barcelona.
Estoy seguro que nadie puede sobrevivir en estas condiciones. Viven el tiempo que su destino mande, que no se cuanto es. Lo que si se es que de no existir lugares como los que él cita y personas anónimas como Miquel seriamos un pais con un grado de suicidios mayor de lo que somos.
Por supuesto estoy de acuerdo con tu comentario.
Saludos.

Miquel, gracias por dejarme un trocito de tu espacio.
Salut.

Miquel dijo...

Salut NEUS ..
JOSEP : Hay cientos de personas que hacen labores de "amagado"...cada uno a su manera...y cada uno segun sus posibilidades ..salut

Temujin dijo...

Hay veces que te despiertas de un sueño y ves que en realidad vives en una pesadilla, seguro que es otro de "esos vagos que no quieren trabajar"...

Miquel dijo...

TEMUJIN : estoy contigo..salut