UNO SE VUELVE VIEJO, SIN DUDA, PERO ¿QUIÉN
SE VUELVE JUICIOSO?. (Mefistófeles a Fausto).

jueves, 11 de febrero de 2010

Cuando se nos baja a la más pedestre de las realidades












Después de la contienda, el Convento de Sant Agustí quedó medio destruído. En pie se mantuvo la iglesia, pero las celdas-dormitorio se vinieron abajo. En esas mismas paredes, que bifurcan y dan pié a la calle Arc de Sant Agustí, habían unas pinturas al témpera con pan de oro y azul de Prusia y, las letras góticas adornaban las imágenes que pervivían a la intemperie. Aquellos escritos eran lo poco que de este barrio se podía admirar, aunque en mal estado debido a la desidia de las autoridades, pueden creerme.
Como la experiencia es un grado, hace cosa de tres meses me propuse hacerles unas fotos (las que les cuelgo), porque pensé que las máximas que habían escritas en la fachada ( en catalán, en latín y en castellano), desaparecerian de allí, bien por acción, bien por omisión. Ha sido lo primero.
Nuestro ay.untamiento, tan laíco, aconfesional y prosaíco él, ha pasado una pátina de rebozado (la buena intención se les supone), acabando de estropear lo que el tiempo no ha podido.
Eso si, los ediles barcelonins no han tenido tiempo para entrar en los comedores sociales que la congregación de las monjas de Teresa de Calcuta tienen allí instalados, sino, y eso lo intuyo, en vez de gastarse el dinero en poner rebozados en la pared y acabar con lo digno que en el sitio se asentaba, hubieran perdido su tiempo y nuestro dinero (al de los contribuyentes me refiero) paliando la situación diaria que se da cuando tienes que dar más de 400 comidas entre las 10,30 y las 13 horas; sin más fe y sin más medios que lo que los ciudadanos de a pie puedan aportar.
El lunes ocho, (entre plato y plato y en el primer turno), estuve hablando con la superiora. Me comentó que la imagen de la Virgen María que hasta hace poco presidía la entrada a sido retirada por orden municipal (estaba sujeta por cuatro tornillos, de lo que doy cuenta en una foto).
Yo, que soy muy mal pensado, me estoy suponiendo que todo lo que indique que hay algo para llevarse al estómago, en estos momentos es un idicador de pobreza, y se me da que está mal visto por las autoridades. Al igual eso es la antítesis, o sea, la mala imagen para la millor botiga del mon y claro, no es de recibo un comedor de la Madre Teresa de Calcuta en medio de Viky, Cristina, Barcelona y el rollazo de la pobreza mezclado con la magnanimidad del Modernismo, el Loewe y los azmizcles del Dolche y Gabbana.
Lo dicho, los políticos son lo más pedrestre de nuestras realidades, y nuestra realidad está por debajo el nivel del mar.
PD : Les dejo un montón de fotos con la belleza y la tristeza de lo que ya ha dejado de existir. No es verdad que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero si es cierto que incluso los pupilos de Atila no tocaban nada de aquello de lo que no entendían...

Yo te lo rebozo...pero te lo quito todo...

2 comentarios:

C.E.T.I.N.A. dijo...

Lo que no se ve no existe, no? Stalinismo 2.0, la cara amable del totalitarismo: "No hace falta que penséis. Ya lo hacemos nosotros. Vosotros divertíos."

1984 ya es historia. Bienvenido a Matrix.

Miquel dijo...

Decirte que te agradezco tus palabras hacía las 5 monjas del Raval, es poco. Solo por tu firma he de darte las gracias. ¡Gracias¡....