HEMOS CREADO UNA CULTURA QUE DESTRUYE SISTEMÁTICAMENTE LA CALIDAD.

jueves, 1 de enero de 2009

Hay "personas" a las que les gusta compartir la mierda....


Ya ha pasado la época de la radio galena y la puerta abierta para toda la escalera. Por pasar, hasta la radio familiar. Hoy, no hay nadie, ni en este país, ni al otro lado del mundo que no tenga su radio individual, su teléfono móvil y su ordenador personal.
Pero hete aquí que una minnoría de seres humanos, en lo mas incognoscible y profundo de su ser, en lo mas arraigado de su antropología, por un hecho aún no definido, les gusta compartir la mierda.
Estoy seguro y, uds. también, de que nadie en su sano juicio dejará la calle después de un día de fiesta de la manera que la observan. Con lo que me pienso que, una de dos, o soltaron a los idos del frenopático de Mondragón, o bien, no estaban tan idos y debido a la morfología del comportamiento humano ( aquí solo puede aclararnos el suceso Henrry Leví), han querido compartir el sublime momento de la entrada de año, con el resto de los mortales del barrio.
El problema no es nuevo. Barcelona es una ciudad que ha ganado en habitantes y ha perdido en ciudadanos, con esto no quiero decir que los "nouvinguts" sean los que colaboran en el estropicio, no. Yo comparto vecindad con muchos foráneos y algunos nos pueden enseñar. Es muy probable que sea una acto contagioso y lobezno, vamos, de ir en grupo.
De nada nos valen las campañas de publicidad del Ayunta-miento, ni el mejor servicio de limpieza, ni los profesionales mas cualificados en salubridad, sino utilizamos los medios a nuestro alcance.
Papeleras hay, lo que faltan son ganas de usarlas.
Posiblemente, no lo se, se debería pasar el problema desde el área de limpieza al área de educación. Al igual así, nos ahorrábamos empezar la mañana con un cabreo.

4 comentarios:

Història i tradició dijo...

Yo pasé, como muchos otros, toda la noche del fin de año de fiesta por Barcelona: Ramblas y acabé en Plaza Catalunya. Además, cogí varios metros y un autobús. Y te puedo asegurar que no tiré ni una de mis botellas al suelo (ostras, con esto tampoco quiero hacer ver una imagen mía de borracho eh...), ni uno de mis vasos al suelo, ni uno de mis papeles al suelo... Nada al suelo, todo a las papeleras. No lo sé, pero a mí mis padres siempre me han dicho "Niño, dinero no te vamos a dar porque no tenemos, pero de educación no te va a faltar". Quizá sí que es más problema de educación que de otra cosa.

pericogranollers dijo...

es que no hay que darle ma vuelta el titulo de este comentario de "miquel" ya lo dice todo,es la pura realidad ,hay mucha gente que le gusta ensuciar y tocar los huevos,solo hay que ver los ultimos años en barcelona las autenticas manadas de borregos nacionales y extranjeros dejando el centro de barcelona lleno de botellas rotas,lo peor es ver como se divierten poniendo en peligro su integridad fisica incluso,rompiendo botellas ,pobres de ellos si su vision de divertirse es hacer eso,saludos.pd.encima algunos de esos borregos estampan las botellas con liquido dentro,y eso si es un autentico sacrilegio jejejejeje...........

perico consorte dijo...

Hasta los cerdos cagan lejos de donde comen y duermen.

O sea que no llegan a ser personas

C.E.T.I.N.A. dijo...

Más que compartir, eso es repartir mierda...