UNO SE VUELVE VIEJO, SIN DUDA, PERO ¿QUIÉN
SE VUELVE JUICIOSO?. (Mefistófeles a Fausto).

jueves, 27 de noviembre de 2008

Un mascarón de proa...


Pasear por Barcelona es encontrarse con las cosas mas extrañas y artísticas que uno se pueda imaginar. No ha mucho, en una de esas incursiones, he tropezado con lo que jamás hubiera soñado. En el portalón de entrada de un patio de cocheras, cerca de San Felipe Neri, y, "recolzado" en la pared, me encuentro con este mascarón de proa.
Por supuesto no he encontrado a nadie que me de explicación. No se que es lo que hace. Ni a quien vigila, ni el horizonte que otea. Ni a que velero perteneció.
Esto es todo una aventura, algo similar a la que habrá sufrido la talla para llegar hasta ahí...
Les dejo la foto.

4 comentarios:

pericogranollers dijo...

realmente curiosa esa entrada ,pero de dudosisimo gusto estetico la verdad,saludos

perico consorte dijo...

Qué pequeña gran maravilla.
Debe formar parte de La Atlántida sumergida, y se ha quedado como vigía (o periscopio) para informar a los Infiernos

Miquel dijo...

ostras....informar a los infiernos ... La leche...si es que ¡¡¡ tenemos golpes finos.¡¡¡Muchas de las veces, las respuestas son mejores que las dudas que uno impone...Por gmail, ha entrado un poema, muy fino. Granollers, habla de estética ( ojo con el apartado)...Vugia ( por ver ojo avizor )...Periscopio ( por ver lo mismo, pero sumergido )... Ufff¡¡ Vale...me rindo... Hoy me ganan ustedes... hilan fino...

Història i tradició dijo...

Eres un crack, perico consorte, ¡un crack!