TENGO VERGÜENZA, POR LO TANTO EXISTO. (A. Sartre)

martes, 21 de octubre de 2008

El último trapero...


En concordancia con el tema que hablamos antes de ayer y, gracias a Perico-Consorte, pude hacerme con las páginas sepias de La Vanguardia. Dejo "colgado " el recorte.
Me ha parecido curioso que el que hayan materiales que no se acepten, como el hierro.
También me he fijado en el precio del aluminio , el/los chatarrero/s de la calle Vistalegre lo paga 0´50 y, este Sr ( Basilio ) de la calle Jaume Giralt, lo paga según el diario a 0,60 € kilo. Pero seguro que la diferencia es por lo que me explicaba el Sr Francisco, cuando llevó el género era sábado...el único sitio que está abierto ese día en concreto de la semana.
Sobre lo del precio ( que preguntaba CETINA ), refiriéndose con buen criterio a las dudas que le ofrece, creo tiene una explicación en el escrito de Jaume M. Aroca, de La Vanguardia, lo refleja más o menos bien, ..." los precios están relacionados con la demanda de los mercados internacionales..."
Curioso, de verdad. Lean el artículo, vale la pena para conocer los entresijos de nuestra ciudad.
Para poder leer bien el artículo, cliquen sobre él, por favor.

5 comentarios:

pericogranollers dijo...

curiosa la noticia,pero yo me quedare con una de esas curiosidades y coincidencias ,aunque pequeñas son curiosas ,la citada chatarreria esta situada en la calle jaume giralt justo como se llamaba el padre de mi actual jefe(toni giralt)enfin una pequeña anecdota pero curiosa al fin y al cabo,saludos

pericogranollers dijo...

e de decir que el tal jaume giralt fue tambien antes mi jefe,pero hace ya unos 16 años que murio,saludos

perico consorte dijo...

Si una anécdota realmente curiosa.
Siempre resulta intrigante encontrar alguien con tu mismo nombre.
A mí me ha pasado y resulta escalofriante.

Miquel dijo...

No había pensado en eso...mira por donde que solo de la noticia, me he fijado en el precio...es lo que por Francisco me llamó la atención...curioso...todo curioso...¿ existirá la casualidad?

perico consorte dijo...

Si a la coincidencia en los nombres añades el pálpito (muy común y extendido) de que hay alguien igual que tú en otro lugar del orbe, pues se te ponen los pelos como escarpias