ES POSIBLE QUE NINGÚN LIBRO AYUDE A TRIUNFAR,
PERO ES MÁS PROBABLE QUE JAMÁS SE TRIUNFE SINO SE LEE NINGUNO. (Cosecha propia).

martes, 22 de julio de 2008

Los primeros ascensores en nuestra ciudad








Este es un tema curioso. De por si, los ascensores no empezaron a tener éxito hasta la entrada de 1900 por varios motivos. El primero y elemental, por la carencia de energía eléctrica en los hogares,( en 1891 se empiezan a instalar las primeras redes de fluido eléctrico en las casas), gas y, en el peor de los casos, carburo y acetileno, era lo más común. De segundo, por lo costoso de un aparato de estas características, solo al alcance de muy pocos.
Parece ser que el primer ascensor que se montó en Barcelona fue en el monumento a Colón, según proyecto de Cayetano Buigás Monravá, entre 1882 y 1888. Inicialmente fue de impulso hidráulico-telescópico, con cuatro émbolos, según un novedoso sistema llamado Richmond y, trabajaba con un motor de 47 atmósferas cuya presión lo generaba un motor de gas de 6 caballos.
En la calle Urgell nº 20 se instaló en 1900 un aparato que funcionaba con aire comprimido.
Como se ha dicho anteriormente, los ascensores en casas particulares se fueron instalando poco a poco. Los disfrutaron solo a la medida en que las nuevas clases sociales exigían un mejor equipamiento y se fueron trasladando a viviendas mejor acondicionadas. Este tipo de viviendas eran las que allende de las murallas, pasaron a disfrutar los nuevos propietarios en el Ensanche.
En 1899 funcionaban varias empresas en Barcelona : Ubach ingenieros, Baggi, Chalaux ingeniero, Capdevila, Martí, Scheider...pero el iniciador fue sin duda alguna Don Felix Cardellach Alivés, que era a la sazón, ingeniero, arquitecto y Catedrático de Estética de la Escuelas Industriales de Barcelona. Entre 1905 y 1910, Cardellach había instalado ya 59 aparatos en Barcelona.
Los ascensores, no dejan de ser ingenios pensados para la comodidad física de las personas, pero en sus primeros tiempos, los creadores de tales artilugios, también disfrutaban diseñando las cajas y, los complementos de las mismas, lámparas, molduras y espejos. Les dejo la calidez de un aparado dibujado por Jujol en el 1913, situado en la calle Mallorca 284 ( es el que está escondido detrás del espejo). Una maravilla el de la calle Ausias Marc 50. También una belleza que está en la calle Rosellón 244, este contiene para la comodidad del pasaje, asientos laterales; y finalmente, otro situado en Gran Via 582 ( Casa Graells), de serena estampa. No debiéramos olvidar los de la casa Batlló (Paseo Gracia), construido por Gaudí en 1905 y, uno muy bonito pero que me ha sido imposible de fotografiar que está en Paseo San Juan 218.
Clicar sobre la foto para verla en detalle

5 comentarios:

pericogranollers dijo...

bonitas fotografias,amigo, ademas sobre estos ascensores antiguos tengo una pequeña anecdota,hace sobre unos 8 años tuvimos que llevar a una vecina (ya fallecida)con la que teniamos una excelente relacion a barcelona a un edificio casi al lado de las antiguas oficinas del espanyol(calle corcega si no mal recuerdo)el edificio en cuestion tenia uno de estos antiguos ascensores y la buena mujer se negaba en redondo a subir en ,como decia ella,aquel cacharro tan viejo,al final aunque no lo creas se nego a subir y tuvo que bajar el notario a la porteria(era una simple firma de documentos por una herencia)y la verdad es que el notario se lo tomo con gran sentido del humor pues la buena mujer al final le queria dar incluso una pequeña propina,en fin gracias por las fotos que me han hecho recordar esta pequeña anecdota y sobre todo aquella vecina una mujer extraordinaria y que consideraba como a mi madre

perico consorte dijo...

Yo he estado utilizando durante años uno parecido a estos y casi tan antiguo.
Entiendo a tu vecina Pericogranollers porque durante un par de años anduvimos subiendo y bajando con las guías de madera originales hasta que las cambiaron por unas metálicas, y más de uno subía andando porque desconfiaba de la seguridad de tales elementos.
El problema está en que, según me han dicho, al Ayuntamiento no acaba de gustarle esas maravillas del arte y pretende que se sutituyan por maravillas de la técnica, feas a más no poder y carentes de alma.
Salut

Miquel dijo...

El bello por antonomasia es el de Jujol (1913), que está detrás del espejo. Pero si os fijaís bien, está completamente deteriorado, rotos sus tréboles y oxidado...me dió pena....y rabia..salut

perico consorte dijo...

Por cierto. A partir de la instalación de ascensores los "señores" dejaron de vivir en el principal y pasaron a ocupar las viviendas de la plebe, en los cuartos y quintos pisos. Los porteros siguieron viviendo en los bajos, en cuchitriles húmedos, sin luz ni ventilación

GMN dijo...

Bien. Paseo de San Juan 218... ¿de dónde? En Barcelona no existe esa dirección (ni passeig de Sant Joan 218). El paseo se acaba en el 203 y el 210. No me extraña que no pudiera hacer la foto.